¿Cuántas ecografías debo realizar durante el embarazo?

En España está estipulado realizar tres ecografías cuando los embarazos son de bajo riesgo que permiten acompañar adecuadamente la gestación. En determinados casos se justifica un mayor control.

MadridActualizado:

¿Existe un número adecuado de ecografías que se deben realizar durante el embarazo? ¿Tres son suficientes para saber que la gestación se desarrolla bien? ¿Por qué en algunos centros, sobre todo privados, se efectúan ecografías con mayor regularidad? ¿Pueden dañar al feto? ¿Debo realizar una ecografía en 4D? Las futuras mamás, sobre todo las primerizas, se cuestionan con frecuencia este tipo de preguntas. Cuando son acompañadas en centros públicos, por lo general, son citadas para tres ecografías, pero aquellas que eligen clínicas privadas realizan un número superior. ¿Es una cuestión monetaria? ¿El embarazo está bien acompañado con las tres ecografías protocolarias?

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) tiene estipuladas tres ecografías básicas. “España es uno de los países donde más ecografías se realizan”, comienza por explicar a Familia Javier Valero de Bernabé, jefe del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario Santa Cristina (centro público). “Cuando los embarazos son de bajo riesgo hay tres ecografías imprescindibles y suficientes para controlar bien la gestación”, añade.

La primera de ellas se realiza al acabar el primer trimestre, en la semana 12 del embarazo, “y es cada vez más importante porque se ven posibles malformaciones y se asocia al cribado del síndrome de Down y de Edwars”, puntualiza Valero de Bernabé. Una ecografía que en el “98% de los casos está todo bien”, tal y como resalta Inés Tamarit, especialista en medicina fetal en el hospital Quirón Salud San José (cetro privado). Subraya además que en un futuro no muy lejano "la ecografía de la semana 12 permitirá calcular el riesgo de preeclamsia, la hipertensión arterial, de la embarazada, para que se puede tratar. Es algo muy novedoso". ¿Es conveniente hacer una ecografía anterior? “Si se realiza entre la semana 8 y la 10 nos sirve para definir con más precisión el tiempo de la gestación, saber si hay un embrión o más y si es un embarazo de alto riesgo”, expone la ginecóloga.

La segunda ecografía imprescindible en el embarazo se realiza en el segundo trimestre, en la semana 20 donde se valora la morfología del feto. “Se debe realizar antes de la semana 22 porque es el tope permitido por la ley española para interrumpir el embarazo en el caso de que exista alguna malformación física”, recuerda el doctor Valero de Bernabé. La tercera ecografía establecida por protocolo se lleva a cabo en el último trimestre, aproximadamente en la semana 32, para valorar el crecimiento fetal y confirmar que no hay problema con la placenta.

Complacencia de la futura mamá

Cuando los embarazos transcurren de forma normal, “el resto de ecografías se hacen por complacencia de la paciente que puede oir el latido cardíaco del bebé y comprobar que el feto está bien pero no tiene sentido hacerla todos los meses”, opina el jefe del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario Santa Cristina. No obstante, reconoce que si la consulta cuenta con ecógrafo lo normal es realizar una ecografía en las visitas de las embarazadas aunque en todas aquellas que no son las tres protocolarias “no se analizan ni detectan malformaciones, sirven para tranquilizar a las madres”. Inés Tamarit comparte esta opinión y recuerda que hoy en día es una herramienta muy barata y de ahí que se utilice con tanta frecuencia. Eso sí, cuando hablamos del Santa Cristina hay que pensar que al año se acompañan alrededor de 1.600 embarazos por lo que realizar más ecografías que las necesarias y realmente importante puede afectar al ritmo de las consultas. Ambos especialistas dejan claro que está demostrado que las ecografías no son dañinas para el feto, porque la energía que transmiten es muy débil y no es perjudicial. Pero siempre “se deben hacer ecografías con responsabilidad”, puntualiza la responsable de medicina fetal en el Quirón Salud San José.

Hablemos de centros públicos o privados, hay casos en los que las embarazadas deben estar mucho más controladas. Los llamados casos de alto riesgo, cuando las mujeres son diabéticas, hipertensas o incluso cuando se ven malformaciones que se deben acompañar porque podrían corregirse. También cuando son embarazos múltiples se debe hacer un seguimiento más exhaustivo.

Por otro lado, son cada vez más las embarazadas que optan por realizar una ecografía en 4D. Inés Tamarit lleva mucho tiempo realizando este tipo de ecografías y las defiende porque “vincula de una forma muy especial a los padres con el feto, es una experiencia muy bonita”. Sin embargo deja claro que con este tipo de ecografías “no se detectan más cosas que en las ecografías normales donde se utiliza una tecnología cada vez más avanzada”. En muchos casos se ha convertido en un producto muy comercial, con precios muy atractivos ya que “en algunos centros no las realizan especialistas sino técnicos, aunque siempre lo dejan claro a los pacientes”, advierten.