Familia - Padres hijos

La adicción a internet afecta casi a un millón de jóvenes españoles

La adolescencia es el momento de mayor riesgo para desarrollar este problema

La adicción a internet afecta casi a un millón de jóvenes españoles

Utilizar las redes sociales más de dos horas al día, tener más de 500 amigos agregados, o permanecer jugando con el ordenador casi tres horas continuadas, son muestras de una posible adicción a los aparatos electrónicos por parte de muchos adolescentes.

Según los datos de Kelisto.es, un comparador de productos en internet, el 32% de adolescentes españoles, con edades entre 12 y 18 años, reconoce pasar más de tres horas al día conectado a internet. Por lo que, tanto los considerados adictos como los que se encuentran en riesgo de adicción, suman cerca de un 1,5% de adolescentes que tienen acceso a internet, y pueden desarrollar o han desarrollado ya este problema.

Por otro lado, casi un 97% de familias cuentan al menos con un teléfono móvil y cerca del 76% poseen ordenadores o «netbooks». Por lo tanto, el incremento de aparatos electrónicos en los hogares puede ser una causa directa de este aumento de jóvenes adictos a internet, ya que un 62% de los adolescentes no planifica el tiempo que pasa ante las pantallas.

En cuanto a número de horas de uso de estos aparatos electrónicos, los ordenadores encabezan la lista, seguidos muy de cerca de los teléfonos móviles. El 90% de los niños reciben su primer móvil cumplidos los 14 años, pero un 80% cuenta con su propio teléfono desde que cumplen los 10.

Personas con mayor riesgo

Los chicos, adolescentes, e hijos de padres que tienen un menor nivel educativo tienen mayores posibilidades de desarrollar esta adicción, según datos de la misma encuesta.

Además, también se encuentran más expuestos a recurrir al llamado «grooming», quedar con personas desconocidas a través de redes sociales. Entre los jóvenes europeos de 12 a 18 años, un 63% asegura haber conocido gente por internet y cerca de uno de cada tres se ha reunido con estas personas físicamente.

«Supervisar, de manera no intrusiva, el uso que hacen de internet los hijos puede evitar estas situaciones. Instalar programas de control parental, fomentar un uso educativo y moderado de la Red y establecer una relación de confianza con los adolescentes», explica Manuel Moreno, redactor jefe de Kelisto.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios