10 claves para que los juguetes no invadan tu casa estas navidades

Como los adultos, los niños se ven sometidos por estas fechas a una presión consumista que no saben cómo gestionar.

MADRIDActualizado:

Ya está aquí la campaña de Navidad. De hecho, ya estamos totalmente inmersos en ella desde hace casi un mes. Y cada año esto empieza antes. Adornos luminosos, anuncios publicitarios que nos bombardean desde la pantalla, las ondas o las vallas en plena calle... Si como adultos nos es difícil sustraernos a tantas tentaciones, los filtros de nuestros hijos, sobrinos o nietos son aún más frágiles y éstos no poseen herramientas para tomar decisiones coherentes o establecer un orden lógico de prioridades. Un estudio realizado por la consultora TNS el año pasado afirma que «el 80% de los niños reciben cinco o más paquetes y que muchos obtienen 10 veces más de los que pueden abarcar».

Según Gladys Fernández, coach de Familia y CEO de EsEmocion.com, «el recibir regalos en exceso produce en los niños la sensación de que pueden tener absolutamente todo lo que desean, haciendo muy complicado que después sean capaces de manejar la tolerancia a la frustración cuando no consiguen lo que se proponen y cuando se lo proponen».

A su juicio, es importante que nuestros hijos aprendan desde pequeños a manejar las situaciones en que no pueden obtener exactamente lo que desean en el momento que lo desean. Esto, explica, «además de enseñarles a tolerar la frustración, les permite incorporar a su vida conceptos como el valor de las cosas, el significado del esfuerzo y la planificación del camino para conseguir un logro».

Estos son los diez consejos de EsEmoción.com para evitar que los juguetes invadan nuestras casas estas Navidades y después quedar arrinconados sin más en pocos días:

1. Unas semanas antes de Navidad, propón a tus hijos hacer una limpieza de juguetes que ya no usan y llevadlos juntos a un punto de recogida donde los hagan llegar a niños de familias sin recursos. De esta manera reforzarás en ellos además el valor de la solidaridad.

2. Siéntate con tus hijos y mirad juntos los catálogos de juguetes poniendo por tu parte atención a los que más ilusión les susciten.

3. Acuerda con ellos un número de regalos que no debe ser excedido.

4. Haz una lista con todos esos juguetes que tus hijos quieren y valora cuales son adecuados y cuales no para su edad, teniendo en cuenta también otros factores como qué les aportan en cuanto a educación, creatividad, aprendizaje, etc…

5. Forma un grupo de WhatsApp con todas las personas de la familia que acostumbren a hacer regalos en estas fechas a tus hijos (abuelos, tíos, amigos, etc…) explicándoles a todos que el motivo de crear el grupo es facilitar la compra de regalos para los niños esta Navidad.

6. Cuelga en el grupo la lista de regalos que tus hijos han pedido y pídeles a los participantes que cuando compren uno de los regalos lo notifiquen en el grupo.

7. Ten muy en cuenta que, porque tu hijo no reciba esta Navidad el juguete de moda, no se va a traumatizar. La decepción le va a durar unas horas o un par de días a lo sumo.

8. No te desesperes si no encuentras lo que ha pedido y busca algo que también pueda hacerle ilusión (seguro que has quitado cosas de la lista inicial que hicisteis juntos al principio o no todo lo que pidió se incluyó en la lista).

9. Ten en mente si realmente la expectativa de tener ese juguete es de tu hijo o por el contrario es tuya como padre o madre (siempre queremos que nuestros hijos no se sientan frustrados y no se comparen con otros niños que quizá si hayan recibido ese juguete)-.

10. Si celebráis tanto Papá Noel como los Reyes Magos, elige una de las dos festividades para que reciban solo un par de regalos simbólicos y el resto lo reciban en la otra.

Si sigues estos consejos, concluye Fernández, «además de evitar el caos que supone recibir un número ya desmesurado de regalos, enseñarás a tus hijos valores que les serán muy útiles a la hora de enfrentarse a multitud de situaciones en la vida: gestionar la frustración, negociar, establecer prioridades, pensar en los demás y ser solidarios, disfrutar de las cosas buenas de la vida, etc…».