Familia - Educación

Los profesores reclaman su espacio

Todos creemos saber cual es la mejor manera de educar y no dejamos opinar a los verdaderos expertos: los docentes

En España todos llevamos un entrenador de fútbol dentro. Sabemos, mejor que cualquiera de los de primera división, cómo habría que manejar un equipo. Y exactamente lo mismo pasa cuando hablamos de educación. Todo el mundo cree tener la varita mágica para saber cómo deben hacer su trabajo los maestros.

Por ello, desde la Fundación Promaestro se han propuesto dignificar la profesión docente y han puesto en marcha una campaña de comunicación en la que destaca el corto titulado «Feliz día del debería», con el que con una mirada irónica reflejan los mensajes que están recibiendo todos los días y a los que es imposible hacer caso. Con la campaña y el vídeo simplemente reclaman respeto a la profesión. Jorge Úbeda, director de la Fundación, se lamenta de esto: «En nuestro país, más de medio millón de personas se dedican a la docencia. Ellas conforman el cuerpo profesional más relevante del sistema educativo y, sin embargo, llama la atención el poco peso que se les da en el debate público sobre educación».

La campaña cuenta con el hastag #FelizDíaDelDebería para su difusión en redes sociales. Úbeda recalca la intención de esta acción: «Queremos que los usuarios hagan esta campaña suya. Esta pieza audiovisual es el primer paso para un debate abierto y constructivo acerca de la necesidad de dignificar el trabajo de los maestros y profesores en nuestra sociedad».

Nacho Sánchez, responsable de comunicación de esta fundación, destaca que lo que pretenden es «llamar la atención sobre la presión que recibe el docente por parte de los padres. Queremos dar una voz fuerte a los profesores, que al final, son los expertos en educación» y, continúa, «a los maestros se les exige mucho, pero casi ningún padre animaría a su hijo a seguir esta profesión. ¿Por qué? Es importante poner en valor la función de estos trabajadores que actualmente están un poco infravalorados».

Entre los mitos que esta fundación desea derribar está el de la plena disposición de los docentes. Muchos padres les reprochan que tienen horario de funcionarios y no ponen las cosas fáciles a las familias en cuestión de tutorías. El responsable de comunicación de esta fundación resalta que «parece muy razonable que el horario de atención a las familias esté dentro de la jornada escolar, pues las familias no piden una atención constante y no tendría que ser difícil que pudieran pedir permiso en su trabajo para asistir a reuniones o tutorías (por cierto, los que sí que lo tienen muy difícil son los profesores con hijos en edad escolar). Quizás habría que dirigir la atención a las políticas de empresa, en vez de al colegio o a los horarios de los profesores: ¿Cuánto de fácil es, para cualquier trabajador (incluidos los profesores), conciliar su vida personal y familiar con las obligaciones laborales?».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios