La docencia, en busca de perfiles brillantes

Objetivo: Acercar la labor del profesor a aquellos alumnos de Bachillerato que sienten la inquietud docente

Actualizado:

Reforzar la vocación de quien la tenga, e intentar prestigiar la profesión docente y ponerla en valor en la sociedad. Ese es el objetivo del programa «Conoce el atractivo de la profesión docente», que comienza el próximo 20 de enero en el Centro Universitario Villanueva, cuyos responsables animan a «todo tipo de preuniversitarios, no solo los que quieran estudiar Educación, a ser “profesores por un día”, para que en un futuro cuando sean “padres de colegio” sepan valorar a quien está al cargo de la educación de sus hijos».

La iniciativa que pretende poner en valor una profesión de alto impacto social, acercando la labor del profesor a aquellos alumnos preuniversitarios que sienten la inquietud docente. La idea, explican, es «contrarrestar el prejuicio que acompaña el estudiar grados de Educación, descartados en muchas ocasiones por estudiantes de altas calificaciones a pesar de su vocación».

El programa, destinado a alumnos de 1º y 2º de Bachillerato, es un trabajo conjunto entre los colegios de los participantes y la universidad: tras la jornada de sesiones en Villanueva el 20 de enero (Qué es ser profesor, Claves Educativas para el siglo XXI y Cómo preparar una sesión de clase) se realiza la planificación de una sesión de clase en el colegio. Cada estudiante debe, bajo la dirección del centro educativo, seleccionar un curso y un profesor, y con éste, una asignatura, una unidad didáctica y una serie de actividades. Con su ayuda, pondrá en práctica lo aprendido en la jornada en la universidad, programando y diseñando una sesión de clase.

Más de 200 estudiantes de Bachillerato de más de una veintena de centros educativos de la Comunidad de Madrid han participado en las anteriores ediciones de esta iniciativa, que busca dar la oportunidad a preuniversitarios de tener experiencias previas relevantes que completen una decisión que, en el caso de la Educación, suele ser vocacional.

Familias y profesores, determinantes

Asimismo, la idea es proporcionar a los participantes la ocasión de percibir su habilidad para la docencia, a la vez que se mejora la orientación profesional, incorporando en el proceso a padres y profesores. Y es que ambos son determinantes a la hora de descartar estos estudios: familias con buen estatus social no consideran la profesión docente con el suficiente prestigio como para que sus hijos bien capacitados la elijan. Y, sorprendentemente, no son solo los padres los que en muchas ocasiones disuaden al estudiante de esta elección: los propios profesores, de gran influencia en los jóvenes, tampoco contemplan en muchos casos la opción de Educación para sus alumnos con mejores calificaciones. Una postura basada, según datos sobre el prestigio de la profesión, en que la mayoría de los docentes dice no sentirse respetado, considerado o estimado, y menos del 30% considera satisfactorio el reconocimiento social de la profesión.

Medicina, Ingeniería, Económicas o Derecho

Una de las dificultades con las que se encuentra la escuela para responder a las necesidades que le demanda la sociedad actual es la falta de motivación para elegir la profesión docente de, sobre todo, aquellos estudiantes con antecedentes académicos más relevantes en la educación secundaria. Ciertamente, la elección de los estudios correspondientes a la carrera docente no se presenta como primera opción en este perfil de estudiantes. Son otros estudios universitarios (como la Medicina, las Ingenierías, las Ciencias Económicas o el Derecho) los más elegidos por los alumnos académicamente más brillantes. En este sentido, sin duda, uno de los principales motivos para no elegir la profesión de maestro es la creencia, bien arraigada en la sociedad, de que son los alumnos con peores calificaciones o con menos capacidad los que habitualmente acceden a estudios para convertirse en docentes.

Con Conoce el atractivo de la profesión docente, el Centro Universitario Villanueva pretende desarraigar esa creencia, poniendo en valor el impacto social de la docencia, al tiempo que forma profesionales de la educación bien capacitados, que asuman los retos que la sociedad actual demanda.