Recetas | De Camino a mi Cocina

Muffins de calabacín y chocolate

Actualizado:

Hoy traigo una receta dulce, pensada para hacerla con vuestro hijos, aprenderán no sólo a cocinar sino a valorar los alimentos que más tarde comerán. Hacer unos muffins es una idea estupenda para pasar una tarde de invierno compartiendo la actividad con ellos, se divertirán ayudándote preparando los ingredientes, mezclando la masa y poniendo la cocina patas arriba, pero un día es un día, dejadlos disfrutar como lo que son, niños. Cuando los niños manipulan los alimentos los hacen parte de su juego y de esta forma disfrutan mucho mas de la comida y tu te divertirás con ellos, creando un vínculo difícil de romper y trasmitiendo valores jugando.

La receta está pensada, entre otras cosas, para hacer atractivos ciertos alimentos como puede ser el calabacín, fácil de hacer con su colaboración y que se vayan acostumbrando a ciertos sabores y texturas, de tal forma que coman los alimentos que quizás no lo hacen de otra forma. Si te preguntas porqué el calabacín, te diré que es muy poco calórico, contiene muchas vitaminas y minerales. No se nota su textura y su sabor es dulce.

¡Poned el delantal a los peques de la casa!

Ingredientes

200 gr. de calabacín

100 gr. de zanahoria

175 gr. de pepitas de chocolate

160 gr. de harina de trigo

170 gr. de azúcar

2 cucharadas de cacao en polvo

Una pizca de canela en polvo (la punta de la cucharilla pequeña)

Levadura en polvo ¼ cucharilla pequeña

Bicarbonato sódico ½ cucharilla pequeña

Sal ¼ cucharilla pequeña

1 huevo grande (a temperatura ambiente)

120 ml. de aceite de girasol

Extracto de vainilla 1 cucharadita pequeña

Elaboración

1. Comienza encendiendo el horno para que caliente. Arriba y abajo a 180º.

2. Prepara dos boles grandes. Uno para los ingredientes secos y otro para los húmedos.

3. En un bol tamiza la harina, la canela y el cacao. Añade el azúcar, la levadura, el bicarbonato sódico y la sal. Mezcla hasta obtener un polvo homogéneo. Incorpora las pepitas de chocolate.

4. Ralla el calabacín y la zanahoria. Resérvalos.

5. En el otro bol cascamos el huevo a temperatura ambiente y lo batimos bien con la cucharadita de extracto de vainilla. Vamos añadiendo el aceite de girasol poco a poco mientras vamos mezclando con la varilla. Termina incorporando el calabacín y la zanahoria rallada, y mezcla suavemente con una cuchara de madera para no oxidarlos.

6. Vierte este último bol sobre el bol de los ingredientes secos. Remueve suavemente con la cuchara de madera hasta que quede todo integrado. Si bates demasiado corres el riesgo de que queden apelmazados los muffins.

7. Reparte la masa en 12 moldes de papel para muffins o magdalenas.

8. Hornea unos treinta (30') minutos, hasta que al pincharlos con un palillo salga seco y cuando los presiones, notes su esponjosidad y cedan levemente volviendo a su posición inicial.

9. Enfría sobre una rejilla antes de disfrutarlos.

¡Cuidado, son adictivos!

Curiosidades

Yo le he puesto cacao en polvo, que es amargo, pero si quieres lo puedes sustituir por cacao el polvo tipo colacao o nesquik, a los niños les gustará más.

Puedes añadirle unas nueces troceadas, le viene genial, a mi me encantan así. Cuidado si lo comen niños pequeños. Los anacardos también le van estupendamente.

Si te gusta más el azúcar moreno, adelante, sustitúyelo.

Puedes conservarlos perfectamente unos días en un recipiente hermético.

Si quieres ver la receta original de muffins de chocolate con pepitas pincha en el enlace.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu 

Mas en el Blog De Camino a mi Cocina