EMILIO MONTERO

La realidad aumentada se abre paso en la moda

Zara incorporó ayer en 137 tiendas una nueva tecnología que permite ver modelos en movimiento a través de una app de móvil

MADRIDActualizado:

El escaparate de la tienda de Zara del madrileño Paseo de la Castellana amaneció ayer vacío. Ni maniquíes, prendas en perchas o algún elemento de decoración. Solo unas letras grandes negras sobre fondo blanco: «Shop the look». Y uno, se pregunta: «¿Qué look?». La respuesta está, una vez más, en el teléfono. Al desenfundar el móvil y enfocar el cristal con la cámara, la imagen se torna bien diferente. Irrumpen dos modelos que se pasean por la vitrina e incluso bailan alegremente con las últimas prendas del gigante textil gallego. Son dos hologramas producto de la realidad aumentada, que poco a poco se ha ido abriendo paso en el mundo de la moda.

Esta tecnología es la misma que hace año y medio hizo enloquecer a miles de jóvenes que rastreaban calles y parques con el teléfono en alto buscando criaturas de Pokémon. Conscientes de las oportunidades que ofrece este enlace entre el mundo real y el virtual, Zara ha decidido aplicarla en sus tiendas físicas para enriquecer la experiencia de compra y sobre todo, atraer al publico millennial. La realidad aumentada está presente no solo en el escaparante, sino también en el interior del establecimiento al enfocar con la cámara un maniquí, un expositor o una caja de envío. Al detectar los productos, muestra el look sobre una modelo real y conduce automáticamente a la web para adquirir la prenda, aunque también se puede hacer la transacción en la tienda. La app permite combinar diferentes prendas sobre una modelo para ver el resultado del estilismo, y compartir los vídeos y fotos en redes sociales. La herramienta funciona a través de la aplicación Zara AR, disponible para descargar en el móvil.

EMILIO MONTERO

Esta futurista iniciativa de Zara estará disponible en 137 tiendas a nivel mundial durante las próximas dos semanas (en Madrid; Castellana, Gran Vía y Serrano, y en Barcelona; en la tienda de Paseo de Gracia). «Es solo un paso para demostrar cómo la innovación, la inspiración y el componente tecnológico permiten seguir reimaginando la distribución en moda», aseguran desde Inditex.

Pero el imperio capitaneado por Amancio Ortega no es el único que ha empezado a innovar en esta dirección. Nike presentó el año pasado en su boutique insignia de París una herramienta que permite personalizar unas zapatillas en una tableta y aplicar el resultado sobre un par blanco. Gap lanzó una app, Dressing Room, que actúa como probador virtual. Permite al cliente introducir datos como el peso y la estatura para que puedan ver cómo les sienta cualquier prenda.

El mundo de la cosmética tampoco ha desaprovechado esta revolución tecnológica. L’Oréal incorporó un exitoso simulador de maquillaje, Makeup Genius App. Como si de un espejo mágico se tratara, hace que el dispositivo refleje el rostro «maquillado» virtualmente con los productos que uno selecciona.