Yves Saint Lauren, flanqueado por las modelos Laetitia Casta y Mounia
Yves Saint Lauren, flanqueado por las modelos Laetitia Casta y Mounia - AFP

Las 10 claves para evitar los errores de estilismo más comunes en Nochevieja

La noche de fin de año suele ser motivo de dudas a la hora de vestir. Si bien se trata de una ocasión en la que se puede recurrir a excesos, no está de más recordar que no se trata del Carnaval de Río ni tampoco de una fiesta de disfraces. Aquí van algunas pautas a tener en cuenta para acertar.

MADRIDActualizado:

1. Menos es más

Evitar recargar lo recargado. Con un vestido de moiré, volantes y pedrería -por ejemplo-, mejor sería no añadir lazos, ante el riesgo inminente de acabar pareciendo un regalo empaquetado.

2. Acorde a la edad

Vestirse de joven cuando uno ya no lo es tanto. Ellos, y sobre todo ellas, caen a veces en el error de elegir prendas, largos de falda y peinados que no les favorecen. Siguiendo un consejo que varias veces ha comentado Carolina Herrera, tengamos en cuenta que «nada avejenta más a una mujer que intentar vestirse de joven».

3. De etiqueta

Ir de smoking cuando no se acude a una gala. El esmoquin por la tarde-noche, al igual que el chaqué por la mañana, tiene sus normas de uso y no es necesario llevarlo a cualquier fiesta, por muy Nochevieja que sea. Todo dependerá del protocolo del evento.

4. Mesura

El bling bling. Si bien Nochevieja es la ocasión para lucir un collar espectacular o unos pendientes en cascada, no se trata de lucir bling bling cual árbol de Navidad, poniéndonos encima todo el joyero familiar. Como decía Coco Chanel, no es mala idea mirarse al espejo antes de salir de casa, y quitarse un último accesorio o una joya. La mesura suele dar resultados elegantes.

5. Maquillaje discreto

No recurrir a un exceso de maquillaje. Los cuidados femeninos frente al espejo deben sacar lo mejor de cada físico, realzar rasgos y disimular alguna imperfección. Pero de no tener menos de 25 o 30 años y un espíritu punk, la purpurina en los párpados y los coloridos siderales se deben reservar para el kit de maquillaje de la «Señorita Pepis» que los Reyes Magos regalan a las más pequeñas de la casa.

6. Menos con más

Menos con más y más con menos. Si se lleva un vestido de tejido, dibujo o color sofisticado, o con brillos o flecos, será la ocasión ideal para ser cautos con los accesorios. Si por el contrario se escoge un modelo muy básico, como un sencillo vestido negro, recurrir a accesorios más llamativos parece lo lógico: zapatos joya o minaudières refinadas, broches, collares y anillos de cóctel animarán el atuendo.

7. Esmoquin para ellas

El esmoquin para ellas. Un acierto de estilismo creado por el genial Yves Saint Laurent fue el esmoquin femenino, todo un hito en los años 70. Desde entonces, esta solución adecuada tanto para cenas elegantes como para galas no parece haberse implantado en los guardarropas femeninos, si bien se trata de un recurso brillante e intemporal.

8. Esmoquin para ellos

El esmoquin para ellos. En caso de utilizar esmoquin porque la ocasión lo requiera, ellos deben recordar que se lleva con corbata de lazo, cuello de pajarita, camisa blanca de botones nacarados o escondidos por una banda de tela, doble puño y gemelos. La chaqueta deberá ir acompañada de fajín o de chalequillo -uno de los dos-, a no ser que se trate de una chaqueta cruzada. Las solapas de la chaqueta pueden ser en pico o redondeadas, y los colores habituales son el azul noche y el negro. Como calzado, oxfords en charol o cuero negro, o bien chaussons con o sin lazo de grosgrain.

9. Abrigos

El frío y los tirantes. Los vestidos de escote o tirantes en estas fechas no es lógico llevarlos sin un buen abrigo, chal o mantón. Por frío y por protocolo.

10. Clásico

Donde fueres... Una Nochevieja en el Rocío no requiere el mismo atuendo que otra en París o Moscú, por poner el caso. El único consejo válido e intemporal para vestir bien en fin de año es el clásico «donde fueres, haz lo que vieres».