Kevin Spacey
Kevin Spacey - REUTERS

Yoga y paseos matutinos, así es una parte del tratamiento en rehabilitación de Kevin Spacey

El actor ingresó a principios de noviembre en una clínica especializada para reconducir su adicción al sexo

MADRIDActualizado:

Desde que la ola de denuncias por abusos sexuales manchara el nombre del productor de Hollywood Harvey Weinstein y del actor Kevin Spacey, entre otros, ambos decidieron poner tierra de por medio para intentar reconducir su adicción al sexo, que es a lo que parecen culpar de sus escándalos, en una clínica de rehabilitación en el estado de Arizona, en el sureste de Estados Unidos.

Ambos ingresaron a principios de noviembre en una clínica especializada en el tratamiento de adicciones, The Meadows, cuyo coste al mes se aproxima a los 36.000 dólares. No son los únicos rostros conocidos que han pasado por el centro. Tiger Woods, Elle MacPherson, Kate Moss o Selena Gómez, también han estado, aunque no por el mismo motivo.

Su página web se describe como: «Una comunidad segura y enriquecedora compuesta por sus pares, los hombres son guiados en su viaje de recuperación al examinar las causas subyacentes de la adicción y los trastornos concomitantes», y afirma que el principal objetivo de sus pacientes es «que estas personas ganen coraje para enfrentar problemas difíciles, incluidos el dolor y la pérdida; sanar de un trauma emocional; y ser responsable de sus propios sentimientos, comportamientos y recuperación»

Poco se sabía desde entonces. Pero esta semana, el portal «Us Weekly» acaba de publicar las primeras imágenes del protagonista de la serie «House of cards» en su retirada para «someterse a evaluación y tratamiento», según había adelantado su representante. En las imágenes se puede ver al oscarizado intérprete ataviado con ropa deportiva y camuflado bajo unas gafas de sol y una gorra por las instalaciones de la clínica de rehabilitación. Seún cuenta el mismo medio, Spacey disfruta en el centro de cursos de yoga, paseos a caballo y sesiones en la piscina.

Además, aseguran que dentro del programa para su adicción al sexo, que suele durar aproximadamente 45 días, se incluyen paseos a primera hora de la mañana con lo que llaman un «círculo de la serenidad» y portar obligatoriamente un animal de peluche durante todo el día, aunque no se especifica la razón.