Vídeo: Los mensajes de Andrea a Campanario que enfadan a Esteban

El último golpe bajo de María José Campanario a Belén Esteban

Tras la entrevista que concedió la colaboradora de televisión, la guerra entre ambas se ha recrudecido

MADRIDActualizado:

Desde hace un par de meses, la guerra entre María José Campanario y Belén Esteban se ha recrudecido. Después de pasar uno de los peores veranos de su vida tras tener que ser ingresada en una clínica psiquiátrica como consecuencia de la fibromialgia que padece, la mujer de Jesulín de Ubrique ha decidido atacar a la «princesa del pueblo» en donde más le duele.

Se han filtrado unos mensajes de WhatsApps que Andrea Janeiro mandó a la mujer de su padre a la periodista Carmen Pardo, según cuenta la propia colaboradora de televisión. Ante esto, Esteban ha estallado. «Vengo calentita. Ya no me corto. Nadie tiene que sacar un WhatsApp de mi hija siendo menor de edad. Y que toda España se entere de la nota que ha sacado en Selectividad. Voy a explicar yo por qué está ese WhatsApp, porque juegan sucio…», dijo en el plató de «Sálvame».

«Que muestren también los WhatsApps que le puso a mi hija antes del verano, en los que decía que quería ver a su madre…», añadía a la vez que su cabreo iba en aumento. También tuvo palabras para su exmarido: «Jesús, que sea la última vez que tu mujer manda un mensaje de mi hija a Carmen Pardo. Dejad de hablar de mi hija. La persona que filtra todo es María José Campanario. Y no digo más cosas por no dejaros a la altura del betún».

A la colaboradora lo que más le duele es que utilicen a su hija para hacerla daño y que su padre lo permita. «Lo que más quiero en mi vida es ella y no quiere que se hable de ella. Yo lamento haberlo hecho», dice apenada la «princesa del pueblo», tras asegurar que su hija le ha pedido por favor que ni la nombre.

Actuación criticada

Esta filtración pudo ser una venganza contra la colaboradora, después de que esta contase en el plató del «Deluxe» que María José Campanario la había llamado durante su ingreso en la clínica psiquiátrica El Seranil, en Málaga.

«De repente me dijo que me quería ver. Miguel me dijo que no con la cabeza. Ella insistía que quería venir a mi casa a verme y que no se enterara su familia. Le dije que el sitio menos apropiado era mi casa porque siempre está lleno de prensa confesó. Aún así insistía», confesó hace dos semanas.

Pese a que no mantienen ningún tipo de relación, Esteban se quedó preocupada por ella: «Noté que su voz no estaba bien. Parecía nerviosa, alterada, como hablando muy rápido (hay que tener en cuenta que el nueve de agosto María José se encontraba ingresada en un psiquiátrico por su depresión y la fibromialgia que padece). Tras meditarlo, llamé a Jesús y le conté todo cómo fue y le dije que creía que como su marido debía saberlo. Su contestación fue colgarme el teléfono», reconoció.

Y añadió durante la entrevistas «No sé si está obsesionada conmigo, pero su tono era de querer tener una amistad conmigo. Lo que me asombró era en que quería tener una charla, y me insistía en que me habían hablado muy mal de ella. Me dijo también que estaba intentando convencer a Jesús para que pagara los estudios de Andrea».