Estilo - Gente

Ultimátum al gran proyecto del jeque Al-Thani en Marbella

Si no se inician las obras del puerto de La Bajadilla, perderá la concesión que ganó en 2011

El presidente del Málaga C.F, el jeque Abdullah Al-Thani, saluda a los aficionados al inicio de un partido
El presidente del Málaga C.F, el jeque Abdullah Al-Thani, saluda a los aficionados al inicio de un partido - EFE
J. J. MADUEÑO Marbella - Actualizado: Guardado en: Estilo , Gente

El sueño del jeque Abdullah ben Nasser Al-Thani en Marbella pende de un hilo. El dueño del Málaga Club de Fútbol y miembro de la familia real de Catar planteó, en 2011, una amplia remodelación del puerto pesquero de La Bajadilla, en la ciudad de la Costa del Sol. La idea era hacer un macro complejo portuario con un helipuerto, un hotel de lujo y unos 1.200 atraques para «dar vida a Marbella». El objetivo de la inversión, de 400 millones de euros, era el de impulsar la localidad, como en los años 70 se hiciera con Puerto Banús. Pero el proyecto del catarí aún no ha echado a andar. De momento, todo se reduce a unos imponentes bocetos, donde un área tradicional de pescadores se convertiría en el sueño de las grandes fortunas.

Tras unas primeras temporadas de éxito en Málaga con el equipo jugando la semifinal de la Champions League, llegó la depresión catarí a la Costa del Sol. El jeque dio la espantada durante unos años. No aparecía por el palco de La Rosaleda, no negociaba, no invertía y sus emisarios anunciaron una etapa de austeridad. Al-Thani había cerrado el grifo. Hay quien asegura que aquella decisión tuvo que ver con los movimientos políticos en algunos países árabes, donde el jeque tenía importantes intereses económicos.

Lo cierto es que, fruto de aquella austeridad, el proyecto portuario quedó en suspenso. No se volvió a saber nada, salvo algunos pleitos con los arquitectos, que acabaron con Al-Thani condenado a pagar 3,8 millones de indemnización. Ni rastro de los 1.500 empleos directos que se iban a generar con el nuevo puerto catarí, ni de los 3.000 indirectos.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte, el Ayuntamiento de Marbella se ha empeñado en avivar la llama de La Bajadilla. Tras convocar a su socio a reuniones, y ante la ausencia de éste, se recurrió a la Junta de Andalucía, legisladora en asuntos portuarios. En este punto, el gobierno andaluz dio un claro ultimátum a Al-Thani: «Si no presenta el proyecto de obras, se le retirará la adjudicación y se abrirá el proceso a nuevos inversores».

Recreación del nuevo puerto marbellí, cuya inversión iba a ser millonaria
Recreación del nuevo puerto marbellí, cuya inversión iba a ser millonaria- ABC

Marcha atrás

Dicho y hecho. La Agencia Pública de Puertos de Andalucía (APPA) inició, a principios de agosto, el proceso para retirar el contrato de adjudicación de las obras a la empresa NAS Marbella –formada por capital del jeque en un 97 por 100 y por el Ayuntamiento en un 3 por 100–. Es la compañía que tiene la adjudicación de obras en cuestión y la concesión de La Bajadilla para la explotación durante 40 años. Y fue por esta sociedad desigual que el Consistorio, socio de Al-Thani en todo esto, apeló a la Junta de Andalucía para que resolviera el asunto. La APPA recogió el guante del Ayuntamiento y lo atajó con la amenaza expresa de deshacerse del jeque. La Junta asegura que «rescatará» la concesión de obras «ante los continuos incumplimientos de los plazos de construcción» del proyecto, ya que acumulan más de cuatro años de retraso.

Ante este órdago, Al-Thani podría alegar para retener el proyecto en sus manos. Aunque «el que presente alegaciones no va a bloquear en ningún caso el expediente abierto», aseguran desde la Consejería de Fomento de la Junta de Andalucía, al tiempo que insisten en que si con las alegaciones Al-Thani «presenta el proyecto constructivo, se podrán estimar».

Es, pues, un portazo a la inversión del jeque, cuya familia se ha dejado ver por Marbella en los últimos meses. La pasada Semana Santa, algunos miembros del clan catarí estuvieron presentes en la cena benéfica de Lágrimas y Favores, que preside Antonio Banderas cada Viernes de Dolores. Y durante el mes de agosto, Al-Thani se ha movido por Puerto Banús y por algunas zonas de Marbella; incluso, ha presenciado algún partido de pretemporada del Málaga –club que preside– en la ciudad.

El tradicional puerto pesquero «La Bajadilla»
El tradicional puerto pesquero «La Bajadilla»- ABC

Posturas alejadas

Pese a ello, la estancia del jeque no ha servido para acercar posturas con las autoridades regionales y locales, que siguen adelante con la idea de rescatar el proyecto para sacarlo a licitación. «Si la Consejería aprueba el rescate de la concesión, se hará independientemente de que el jeque lo recurra en los tribunales ordinarios», sentencia la Junta de Andalucía, que asegura que «el recurso a los tribunales no bloquea el proceso administrativo, salvo que se puedan producir daños irreparables, como es el caso de derribos de viviendas, que en La Bajadilla no parecen producirse».

Ante este panorama, el Ayuntamiento de Marbella presiona aupado por compartir color político con el gobierno andaluz y porque parece tener algunos inversores a la vista. Unos posibles promotores a los que se les exigirá garantías para afrontar una inversión de 400 millones, pero que se desconocen. El consistorio se resiste a desvelar las identidades de los secretos interesados por el sueño del jeque, en lo que parece un juego de presiones entre unos y otros para cumplir sus intereses.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios