La actriz Claire Foy
La actriz Claire Foy - GTRES

La triste historia de Claire Foy, la «Reina de Inglaterra»

La actriz inglesa revela la batalla que tuvo que lidiar contra el cáncer

MADRIDActualizado:

Convertirse en actriz no le resultó nada fácil. Pese a las vicisitudes, Claire Foy, que interpreta a la Reina Isabel II en la exitosa serie de Netflix «The Crown», nunca se rindió, aunque en alguna ocasión llegó a perder la esperanza. Un cáncer en el ojo, diagnosticado a los 17 años, fue el culpable de la dificultad que encontró para cumplir su sueño de triunfar en la industria del entretenimiento.

«Fue horrible y me tuvo muy debilitada durante mucho tiempo, pero por otro lado me hizo darme cuenta de que debía luchar por el tipo de vida que quería tener. Pero también creo que si no me hubiera pasado esto, posiblemente no habría sido capaz luego de sacar el coraje que necesitaba para apostarlo todo a mi deseo de estudiar teatro», confiesa en una entrevista al diario «The Sun».

Durante el duro tratamiento al que se tuvo que someter tuvo mucho miedo de no volver a ser la misma: «La verdad es que me siento afortunada de tener una cara. En esa época era un poco como un cíclope y sentí mucho miedo. Tuve que tomar esteroides durante un año y medio y eso te hace ganar mucho peso, y lo peor de todo es que te deja la piel muy deteriorada. La verdad es que nunca sentí que fuera la chica más guapa o con más talento de mi generación. Mi carrera siempre se ha parecido a una cuesta muy pronunciada y difícil de subir. Siempre he adorado la interpretación, pero al mismo tiempo pensaba que todo el mundo era mejor que yo y eso me hacía afrontar el futuro con pesimismo».

La actriz no solo ha conseguido dedicarse a su pasión, sino que también ha llegado a lo más alto y a ser galardonada con un Globo de Oro como Mejor Actriz por su interpretación de la Reina de Inglaterra en «The Crown».

Quince años después, la intérprete ha tenido que lidiar de nuevo contra esta enfermedad. Durante el rodaje de la segunda temporada de la ficción, los médicos diagnosticaron a su marido, el también actor Stephen Campbell Moore, cáncer cerebral. Aunque finalmente resultó ser un tumor benigno en la glándula pituitaria de la base de su cerebro y todo salió bien, Foy llegó a pensar que se quedaría viuda. Para Foy no fue nada fácil hacer frente a la grabación de la serie mientras que su esposo, con el que lleva casada desde 2014, luchaba contra una enfermedad tan cercana para ella.