GTRES

Todas las veces que Belén Esteban y Andrea Janeiro se defendieron juntas de las críticas

Madre e hija forman un binomio indivisible y sacan las garras sin dudarlo si una de las dos es atacada

MADRIDActualizado:

No se puede acusar a Belén Esteban de no avisar. Lo dijo bien alto y claro: «Por mi hija mato». Fue en el año 2009, y casi una década después, la colaboradora de «Sálvame» sigue matando por su hija. Por su parte, Andrea Janeiro ya ha demostrado que mata por su madre.

El binomio madre-hija y sus problemas con Jesulín de Ubrique fue durante años lo más comentado en el programa de Telecinco. Si embargo, la mayoría de edad de la joven se convirtió en el punto de inflexión. Andrea Janeiro ha publicado un comunicado en el que pide vivir como una persona anónima y salir del foco de los medios de comunicación, incluyendo el universo «Sálvame». Pero el deseo de la joven no es el único problema al que se ha enfrentado la familia.

La pérdida de protección de los pixeles, obligatorios mientras Andrea era menor de edad, derivó en una serie de comentarios de mal gusto con respecto al físico de la joven. Un auténtico «bullying» que investigó incluso la Policía Nacional, y ante el que saltó la vena protectora de Belén Esteban: «Solamente voy a decir que cuidadito», avisó la colaboradora.

Ahora es una chirigota gaditana la que ha utilizado el físico de Andrea para su polémico estribillo, donde la califican de «horrenda». Por el momento, ni Andrea ni su madre se han pronunciado al respecto.

«Te quiero, mamá»

Hasta en dos ocasiones hemos escuchado estas palabras de Andrea dedicadas a Belén Esteban. La primera, con motivo de su 15 cumpleaños, cuando mandó el mensaje por escrito a «Sálvame». La segunda, en el año 2015, durante «Gran Hermano VIP».

Mucho se especuló sobre la posible presencia de Andrea Janeiro en plató. Su madre ya había expresado la voluntad de su hija de mantenerse alejada del mundo mediático. Pese a todo, la joven le mandó a su madre un mensaje mientras participaba en el concurso.

«Mamá, te lo he aprobado todo», aseguraba la adolescente en un mensaje grabado, «que te quiero, mamá, que ya no te queda nada. Al máximo, disfruta al máximo».