Tamara Mellon, co-fundadora de Jimmy Choo, protesta por las diferencias salariales entre hombres y mujeres

La británica desvela cómo, en una negociación para vender la icónica marca de zapatos a un fondo privado, descubrió que ganaba menos dinero que sus subalternos hombres

MADRIDActualizado:

La brecha salarial entre hombres y mujeres se ha convertido, junto a la denuncia de abusos sexuales y de poder, en una de las principales luchas del movimiento #MeToo. Con el 10 de abril declarado 'día para la igualdad salarial', Tamara Mellon, diseñadora de zapatos y co-fundadora de la conocida marca Jimmy Choo, ha escrito una carta en «The Hollywood Reporter» para protestar por las diferencias de salarios entre hombres y mujeres.

Mellon, enfrascada ahora en su propia firma homónima, en la que emplea a 23 mujeres y 5 hombres, asegura que «la igualdad laboral ha sido algo que siempre he defendido». La británica asegura que, en un momento en el que los movimientos #MeToo y Time's Up han trascendido más allá del mundo del cine, «es el momento de que la gente detrás de las marcas de lujo levanten su voz y pongan el foco en lo que de verdad importa. Mi carrera está centrada en dar a las mujeres lo que quieren, sea un tacón o igualdad salarial».

«Me gusta pensar que cuando las mujeres se ponen mis zapatos se sienten empoderadas. Y con ese empoderamiento comienza la igualdad», señala Mellon, quien recuerda cuando, hace 22 años, creó Jimmy Choo, un camino que le llevó a negociar la venta de la firma con hasta tres fondos privados. «En la segunda negociación descubrí que yo ganaba menos que los hombres que había contratado. Pedí un aumento de sueldo que me fue denegado con la excusa de que ya era lo suficientemente rica para ser mujer», revela.

Una experiencia que lejos de hundirla, terminó de motivarla para dejar Jimmy Choo y crear una nueva firma. «La diferencia salarial entre hombres y mujeres es de 80 centavos de dólar. Enseñamos a las mujeres a negociar subidas de salario, hemos reducido un 20% los precios en nuestra web para cubrir esa diferencia», explica Mellon, quien ya avisa que el próximo año volverá a la carga con su petición de un sueldo igualitario si persiste la diferencia salarial.