Kaia Gerber abre el desfile de Chanel
Kaia Gerber abre el desfile de Chanel - AFP
MODA

El surrealismo llega a Chanel y MiuMiu

Las propuestas vistas el último día de la pasarela de París aúnan prendas y tejidos sofisticadoscon calzado sport

Actualizado:

Chanel, siempre un espectáculo, desfiló ayer en París con un estilo que parece seguir la tendencia en boga: el surrealismo femenino en tono siglo XXI. Si días antes fueron otras marcas como Maison Margiela, a manos de John Galliano, las que retomaron las prendas y accesorios transparentes siguiendo la estela de la creadora surrealista Elsa Schiaparelli, ahora ha sido la maison liderada por Karl Lagerfeld la que ha replicado la idea del impermeable transparente y las botas translucidas.

Su colección de Primavera-Verano 2018 ha sido más sport que la de invierno. Lagerfeld ha jugado con los básicos de la casa, los trajes de chaqueta y falda, el tweed, el lino y el punto, conjugándolos de modo atrevido con el denim, la muselina y el PVC. El blanco, el amarillo, el rosa y otros tonos pastel dominaron la colección, en la que no faltaron deliciosos vestidos largos y de corte midi inspirados en los años 60 y 70, que completaron una propuesta que llegaba a incluir maxi pantalones vaqueros, gorros de lluvia traslúcidos y faldas de volantes. Un atuendo para cada mujer, cada edad y cada estilo.

El maquillaje, exagerado y transgresor, sentó el tono de la temporada, con ojos y labios muy marcados. Los peinados, retro y con raya en medio, se alternaron con coletas muy rectas llevadas a cabo con una nueva técnica creada por Sam McKnight, que consistía en «aspirar» el cabello hacia un tubo de plexiglas para darle una forma rectilínea.

Adiós a la inocencia

En MiuMiu se ha dejado atrás la inocencia femenina y casi infantil del pasado convirtiendo la colección en una réplica de los antiguos repertorios de Prada, su casa matriz. Miuccia Prada ha ideado trajes de chaqueta de corte muy amplio y masculino, que ha combinado con accesorios femeninos, calcetines en tonos fosforescentes y sandalias de tacón. Como gran sorpresa, se han añadido tejidos de cuadros de estilo «leñador», algo poco usual en las colecciones de la famosa italiana. Los vestidos transparentes sobre tops en tonos fuertes, han sido otra novedad, que en ocasiones ha ido sobrepuesta a pantalones de corte masculino en gris y negro.

Los abrigos de estilo «Prada» con cortes rectos y tejidos de dibujos geométricos retro, fueron otro testigo de la pesada pero elegante herencia que MiuMiu está recibiendo de su hermana mayor, Prada, ahora que esta segunda se ha entregado en brazos del feísmo. En cuanto a los accesorios, han sobresalido las sandalias planas tipo «Birkenstock» en diferentes acabados y los zapatos masculinos de cordones, todo combinado con unos peculiares leggings con efecto «calcetín a la altura de las espinillas». Las felpas y los bolsos, teletrasportaban a los espectadores a un universo años 60 con un giro galáctico del nuevo milenio.

Y cerró la Semana de la Moda de París Louis Vuitton, con una propuesta que confirma la gran tendencia de la próxima temporada de Primavera 2018: la comodidad unida al glamour, con vestidos plateados y zapatillas de deporte. El futuro en clave de sport con un toque surrealista.