Azzedine Alaia retoca un vestido de Linda Evangelista
Azzedine Alaia retoca un vestido de Linda Evangelista - Pinterest

Los secretos de Azzedine Alaïa: sus musas revelan anécdotas desconocidas del diseñador

Actrices y especialistas en moda se reunieron con el objetivo de compartir una charla abierta en la que dieron a conocer divertidas historias vividas junto a Alaïa

BarcelonaActualizado:

Todo un icono de la moda a nivel internacional, el diseñador Azzedine Alaïa supo marcar tendencia y logró imponer en el mundo entero algunas prendas que antes de él eran impensadas en una pasarela, tales como los leggings y los corsés. A pesar de que se definía a sí mismo como «un simple costurero», el modisto de origen tunecino dejó una huella imborrable en actrices y modelos de distintos países, que lloraron su muerte en París en noviembre del año pasado. Especialmente, en Naomi Campbell, con quien mantuvo una relación paternal hasta el día de su fallecimiento. «Fue como un padre para ella», destacó Lisa Lovatt-Smith, exeditora de Vogue en el cierre del 080 Barcelona Fashion que tuvo lugar el viernes pasado en la ciudad condal.

Azzedine Alaïa
Azzedine Alaïa-AFP

Los modelos de Alaïa tienen una reputación indudable, al punto de que «el precio nunca fue un obstáculo para la venta de sus prendas», como destacó Lovatt-Smith. Sin embargo, el excéntrico diseñador tuvo algunas facetas que permanecieron desconocidas durante toda su vida y que salieron a la luz en el homenaje póstumo que se le realizó en Cataluña. Allí se dieron cita actrices y especialistas en moda que se reunieron con el objetivo de compartir una charla abierta en la que dieron a conocer divertidas historias vividas junto a Alaïa.

Feminista y amante del mundo árabe

Además de admirado por muchas mujeres por su talento para la moda, el diseñador tunecino fue un personaje muy querido por famosas que llegaron a conocerle en su entorno más íntimo. Una de ellas fue la actriz Hiba Abouk, gran amiga suya, quien lo definió como «un hombre que amaba a las mujeres» y destacó que conocía el cuerpo femenino como nadie. «Era un artista, un escultor», resumió la intérprete que hoy divide su tiempo entre Madrid y París.

Abouk, eligió llevar a la gala de los Goya un impactante vestido color granate diseñado por Alaïa como una forma de homenajearlo
Abouk, eligió llevar a la gala de los Goya un impactante vestido color granate diseñado por Alaïa como una forma de homenajearlo-EFE

Un dato que muchos desconocen sobre el diseñador es que parte de sus conocimientos sobre la figura de la mujer los adquirió cuando trabajaba para Crazy Horse, un famoso cabaret parisino para el cual diseñó en los años 80.

Abouk, que eligió llevar a la gala de los Goya un impactante vestido color granate diseñado por Alaïa como una forma de homenajearlo, contó que una de las actividades que más disfrutaban juntos era escuchar música árabe. «Ambos compartimos un origen vinculado al mundo árabe», detalló la actriz española que tiene ascendencia libia, tunecina y gitana.

Un hombre de carácter

Uno de los primeros pasos de Alaïa en el mundo de la moda fue su trabajo para la glamurosa firma Dior en París, donde el diseñador tuvo una cortísima experiencia laboral: estuvo allí apenas cinco días. «Lo que sucedió es que, en ese momento, estalló la guerra de Argelia y él no tenía los papeles para seguir trabajando, por lo que tuvo que continuar haciendo otras cosas, como cuidar niños», resumió Lovatt-Smith.

Pero, a medida que su nombre se fue haciendo conocido en el ámbito de la moda, el tunecino supo aprovechar los beneficios que le otorgaba la fama. Inclusive, se atrevió a plantar cara a algunas de las figuras más importantes de la escena política de su tiempo.

Una de ellas fue quien en ese momento era la primera dama de Francia, Carla Bruni, esposa del entonces presidente Nicolás Sarkozy. «En un momento, Alaïa había recibido un encargo de parte de ella por teléfono cuando su marido estaba en el poder y su respuesta fue decir ‘que me llame ella personalmente’», contó la exdirectora de Vogue.

El diseñador se caracterizaba también por su trabajo puntilloso y detallado, que no se dejaba apurar por las exigencias temporales propias del mercado de la moda. Así lo narró otra de sus musas inspiradoras y amigas, la excéntrica actriz Rossy de Palma: «Él no se dejaba presionar. Y decía ‘Yo entregaré esto cuando lo tenga listo’».

Paella con un toque francés

De Palma recuerda al diseñador con una sonrisa iluminada y cuando se le pregunta por su relación con él lo resume como «un vínculo muy infantil». Así como Abouk compartió con él su pasión por lo árabe, la «chica Almodóvar» originaria de Palma de Mallorca se atribuyó también un rasgo en común con el icónico modisto: “«a felicidad mediterránea».

Homenaje a Azzedine Alaia en la 080 Barcelona Fashion. En la imagen, Rossy de Palma y Lisa Lovatt Smith
Homenaje a Azzedine Alaia en la 080 Barcelona Fashion. En la imagen, Rossy de Palma y Lisa Lovatt Smith-Inés Baucells

Además, la actriz compartía con el tunecino el amor por el universo culinario, lo que en una ocasión la llevó a honrarle con un plato típico español. «Una vez le hice una paella, y él me ayudó a terminar de cocinarla», relató con una sonrisa.

Divertido, jovial y pícaro. Así es el Azzedine que describen sus musas y conocidas, por fuera de los flashes y el glamur de las pasarelas parisinas. Su picardía se deja entrever al oír una anécdota que relató quien fuera editora de Vogue: «Azzedine tenía dos años de nacimiento: uno en 1940, que era lo que a él le gustaba decir. Y otro, en 1935, que es el que figuraba en los papeles, dato que solo conocíamos sus amigos más íntimos».