GENTE

Sara Carbonero: «Si de algo he pecado es de no hablar»

La periodista confirma que ahora no es el monento de hacer televisión y explica viejos malentendidos

Sara en «Quiero ser»
Sara en «Quiero ser» - ABC

Reunión de mujeres en el club Alma Sensai de Madrid (el único femenino) para celebrar la entrega de los premios Mujeres con Talento patrocinada por la revista «Elle». Se reconoció con especial entusiasmo la trayectoria de la bailaora y coreógrafa Cristina Hoyos, así como de la cocinera María Marte, del restaurante Club Allard. La ceremonia reunió otras caras famosas, como las modelos Nieves Álvarez y Vanesa Lorenzo o la televisiva Sara Carbonero, quien dejó claro por qué no estará en la segunda temporada del programa «Quiero ser», de Telecinco. «No seguiré porque había nuevas exigencias a la hora de grabar y prácticamente tendría que trasladarme a Madrid. Ambas partes queríamos continuar, pero hemos decidido que para hacer algo a medias y mal, mejor no hacerlo. Ahora entiendo que, viviendo en Oporto y con dos niños, no es el momento de estar en televisión», explicó Sara. Además, en su opinión tampoco necesita sumar más trabajo al que ya tiene: «Yo no paro. Hago una entrevista mensual, tengo mi blog, mi empresa de moda, mis hijos... No me aburro. Sé que soy una afortunada al poder elegir, pero también he trabajado muchos años para llegar hasta aquí».

A pesar de estar especializada en prensa deportiva, Sara desconocía en ese momento el anuncio de Gerard Piqué de dejar de jugar con la selección española. «Llevo todo el día con un virus en la cama y no lo había oído. Creo que es una pena, porque es una figura clave en el equipo de Lopetegui. No sé muy bien cuál ha sido la polémica de recortar la camiseta, pero en los motivos políticos prefiero no entrar. En el plano deportivo sí opino que se va a notar su falta», comentó.

Aquel beso

Precisamente Carbonero reconoce que ha sido muy complicado compaginar su labor como periodista deportiva con su vida en pareja con Íker Casillas. «Muchos pensaron que lo que yo decía era por boca de él, pero si de algo pecaba yo era justo de no decir absolutamente nada –explica–. Por suerte tengo un recuerdo muy bueno, ya que al final España ganó un Mundial. Sin embargo, acusarme de desestabilizar a Iker por mi posición en el campo cuando ni siquiera me podía ver era absurdo. Piensa que hasta fui portada del “Times” y hoy lo recuerdo casi como una película, con un beso final que, si llegamos a saber la que se iba a montar, no creo que nos lo hubiéramos dado», recuerda.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios