Estilo - Gente

Sabemos dónde se pincha Demi Moore y las cremas que usa

Maurice y Simón Dray modelan el rostro de la actriz, que acaba de cumplir 54 años

Demi Moore
Demi Moore - AFP
TERESA DE LA CIERVA Madrid - Actualizado: Guardado en: Estilo , Gente

Aunque Demi Moore es hoy una estrella que se apaga, físicamente brilla más que nunca. La carrera de aquella mosquita muerta de «Ghost», que vendió su cuerpo por un millón de dólares en «Una proposición indecente», y se convirtió en la actriz mejor pagada de Hollywood por desnudarse en «Striptease», parecía imparable. Pero tras el fracaso de taquilla de «Los ángeles de Charlie: al límite», y algunos intentos (fallidos) en otras producciones, no ha conseguido relumbrar en ningún otro papel. Sin embargo, con 54 años y tres hijos, forma parte de esa minoría de mujeres que consigue que el tiempo no deje huella en su piel. Presume de no haber pasado por quirófano -a pesar de que hemos visto como ha crecido y disminuido su pecho en varias ocasiones-, y niega hacerse pequeños retoques.

Guardaba para ella el secreto de los doctores que modelan su rostro, pero el pasado mes de julio, el «Daily Mail» la sorprendía saliendo con gafas oscuras de la clínica de Maurice y Simón Dray, en la parisina Avenue Montaigne. Estos hermanos, que tratan a la mismísima Carla Bruni, tienen la boca sellada. Pero hemos podido saber que Moore atraviesa medio mundo dos veces al año para someterse a la famosa «técnica de la corona». Acude acompañada de su perro, con un equipo de seguridad y la agenda de la clínica tiene que estar en blanco. La sesión consiste en infiltrar un relleno (hidroxiapatita cálcica o ácido hialurónico muy reticulado), donde se colocaría una corona, de ahí el nombre. Es decir, en la zona del nacimiento del pelo que va desde la frente hasta detrás de las orejas. «De este modo tensas el rostro sin dejar ninguna marca visible», explica Simón Dray, que también pasa consulta en España (en Madrid, Barcelona, Alicante e Ibiza).

¿Su premisa? La naturalidad. «Me encanta que a mis clientas les digan ‘qué bien te veo’, en lugar de: ‘¿Qué te has hecho?’». Nadie como él consigue una piel tan tensa simplemente con la ayuda de la aguja. Los resultados pueden durar de 12 a 18 meses, dependiendo de cada persona, y el precio es de 800 euros. «Para potenciar estos efectos he creado una crema y un suero catalogados como cosmecéuticos, cosméticos que son casi medicamentos, por la gran concentración de activos que contienen», cuenta Simón.

Al resultado de este tratamiento, que ha conquistado también a muchas de las mujeres más guapas del panorama español -Marta Sánchez, Vicky Martín Berrocal o Norma Duval son algunas de ellas, estos doctores suman los ultrasonidos focalizados, lo último para reafirmar el óvalo facial. «Es el sistema no invasivo más potente que existe. Penetran hasta la dermis profunda, la musculatura y el tejido graso -más allá de donde llega la radiofrecuencia-, y calientan la capa profunda de la piel para que se auto-repare de forma natural», asegura Simón. «No solo funciona en el rostro, también tenemos resultados estupendos en abdomen, glúteos, cara interna de los muslos y rodillas, y las sesiones no cuestan más de 500 euros», añade. Lástima que llegue tarde para la ex mujer de Ashton Kutcher, que el verano pasado, dicen, se gastó más de 7.000 dolares en retocarse las rodillas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios