Estilo - Gente

El rubio platino es cosa de hombres

Los futbolistas James, Messi o Neymar saltan al terreno de juego con el pelo decolorado. Ahora el actor Orlando Bloom se apunta a esta moda

Orlando Bloom ha recuperado el tono que lució cuando encarnaba a Légolas en «El señor de los anillos»
Orlando Bloom ha recuperado el tono que lució cuando encarnaba a Légolas en «El señor de los anillos» - ABC

Los campos de futbol y la gran pantalla se han convertido en una suerte depasarelas masculinas. Y esta temporada, el rubio platino manda. El primero en decolorarse la cabeza fue, hace unos meses, el futbolista colombiano del Real Madrid James Rodríguez. El siguiente en cambiar radicalmente de imagen fue el jugador azulgrana Leo Messi, quien semanas después pasó por su estilista para aplicarse el nuevo color de pelo. El delantero brasileño Neymar ha sido el último en presentarse en los vestuarios del equipo catalán con la cabeza dorada. Y esta semana ha sido el actor Orlando Bloom quien ha compartido imágenes en sus redes sociales con el «pelo paja», tal y como hizo cuando encarnó a Légolas en «El Señor de los anillos».

Pero ¿por qué este color? ¿Coquetería o rebeldía? Según David Lesur, estilista del Instituto de Belleza David Künzle, muchos de los que se decantan por este color lo hacen para disimular las primeras canas; otros para dulcificar la imagen, si los rasgos faciales son duros.

mejor si el pelo es muy corto. Patrick Phelippeau, director de la marca Jean Louis David en España, afirma que es un color más recomendable en los hombres que en mujeres, porque los cabellos cortos se renuevan más fácilmente que las melenas largas. «Estamos hablando de un proceso que implica decoloración y eso debilita y sensibiliza el pelo y los cabellos muy finos no suelen resistirlo», explica. Según Carlos Fernández, formador de Franck Provost, «para conseguir un rubio platino no queda otra opción que realizar una o varias decoloraciones que lo dejen sin ningún pigmento; y posteriormente, neutralizar los reflejos indeseados con un matiz a base de reflejos cenizas o nacarados». Por todo esto, Lesur advierte del alto riesgo de decolorarse en casa, ya que se puede quemar el pelo e incluso el cuero cabelludo: «Debemos tener en cuenta que se está manipulando peróxido de hidrógeno de altos volúmenes y productos decolorantes volátiles y peligrosos. Además, en lugar de llegar al rubio deseado, el cabello puede quedar de un color naranja oxidado o con un amarillo nada favorecedor».

Cuidado con el sol. Para que el tono platino no se chamusque con el astro, Phelippeaul aconseja un champú con pigmentos violetas como «Silver Therapy» de Jean Louis David, que contrarreste los reflejos amarillentos. La recomendación de Carlos Fernández es ponerlo a resguardo con el protector del color «Glossy» de Franck Provost y su mascarilla correspondiente. Y la de Rocío Rodríguez, de Luis & Tachi, es utilizar a diario una «CC Creme» de Kérastase, que protege a la vez que nutre. Veremos si mantienen el color bajo el intenso sol de algunos terrenos de juego (o platós).

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios