Estilo - Gente

Rosana: «Lo que ocurrió después de ‘OT’ se les fue un poco de las manos»

La cantante y compositora estrena su noveno disco, «En la memoria de la piel», un álbum en el que refleja sus emociones y pensamientos

Rosana posa para su nuevo disco
Rosana posa para su nuevo disco - ABC

Con su noveno disco recién estrenado, Rosana Arbelo muestra la misma ilusión y optimismo que en los ocho anteriores. «En la memoria de la piel» es una colección de once canciones con «El cielo que me das» como protagonista. Tras veinte años de carrera musical, Rosana mantiene las ideas claras. «Lo que esperaba de este nuevo álbum era que sonase como yo lo escuchaba en mi cabeza, y eso ya lo he conseguido. Todo lo que venga ahora, bienvenido sea», comenta en exclusiva para ABC. La artista, que ha vuelto a abrir su corazón tras siete años de silencio, asegura que nunca piensa previamente los temas de sus canciones. «Normalmente escribo sin pensar y después me doy cuenta de que muchas canciones reflejan situaciones que he vivido o sentido». La compositora afirma que en este nuevo álbum quiso aportar algo nuevo a su estilo pero sin perder su esencia. «Es la primera vez que hago una mezcla entre sonido orgánico con instrumentos reales y música programada. No es que se me haya ido la cabeza, apuesto por un sonido nuevo», explica.

La cantante y compositora canaria irrumpió en la escena musical en 1996 con «Lunas Rotas», el mejor debut de la historia de la música española, y desde ese momento no ha dejado de crecer. «Tengo la suerte de haber llegado a muchos países desde mi primer disco. Es muy impresionante cuando viene la gente para que le firmes discos, personas que no entienden el español pero que, sin embargo, se saben todas tus canciones de memoria. Es algo mágico», confiesa. Aunque el disco se publicó oficialmente ayer, 4 de noviembre, la gira de conciertos no empezará hasta enero del próximo año. La compositora asegura que tardó cerca de seis meses en escribir su noveno disco. «Compuse cincuenta canciones, y de ellas elegí las once que forman parte de este álbum. Las once que expresan lo que soy y lo que siento en este momento, lo que creo a día de hoy», reveló.

Su experiencia en Operación Triunfo

A raíz del reencuentro de «Operación Triunfo» quince años después, Rosana echa la mirada atrás recordando su visita a la academia junto a los primeros «triunfitos», cuando apenas llevaban tres semanas. «Eran chicos con mucha ilusión y ganas de aprender, en ese momento a mí no me pareció mal porque al igual que hay gente que entrega sus maquetas... ¿por qué no de esa forma? Lo que ocurrió después, la intensidad que se le dio… igual se les fue un poco de las manos», recuerda. Quizás a raíz de esto, según opina la artista, el formato del siguiente «Operación Triunfo» cambió y comenzaron a meterse cada vez más en la casa en la que convivían y en sus vidas, algo que hizo que el programa «perdiese su esencia inicial». Rosana, con una gran trayectoria musical de veinte años tras su guitarra, cuando se le plantea si aceptaría ser jurado en algún programa de este tipo, se le cae el alma a los pies. «Lo pasaría francamente mal. Valorar el talento de alguien en dos minutos y medio es muy difícil. Si aceptase, que no lo sé, sería muy duro para mí», confiesa.

Al preguntarle sobre el estilo que predomina en la música actual, Rosana se muestra rotunda. «Al final todo es cíclico. Hay momentos en los que se ponen de moda las grandes canciones, o los grandes artistas, o la gente guapa, o los grupos... Ahora es el momento de las canciones sueltas. Aparte de eso, en el mundo de la música si mides 1’90 y eres guapísimo es un plus para que tu canción sea un éxito», opina. Sin embargo, y a pesar del boom de nuevos artistas, Rosana no cree que su música peligre. «Yo no soy de competir, sino de compartir. Las emociones no tienen competencia».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios