Bimba Bosé
Bimba Bosé - GTRES

Retrato íntimo de Bimba Bosé: sus amigos la recuerdan

Este martes hace un año del fallecimiento de Bimba Bosé. Modelo, DJ, cantante, pero sobre todo, artista, Bimba era una de las mujeres más queridas de nuestro país

Actualizado:

Ya ha pasado un año, pero la muerte de Bimba Bosé duele como el primer día. DJ, cantante, modelo... Si algo era Bimba, era artista, una mujer apasionada y admirada tanto por quienes no la conocían como por sus amigos más cercanos.

«Le tengo un amor incondicional», asegura en conversación con ABC el estilista Pelayo Díaz. Gracias a Bimba conoció a quien fuera su pareja, David Delfín, «y fue la época más bonita de mi vida». «Siempre la admiré, tenía muy buena energía y siempre me pareció de otro mundo».

«Aprendí de ella a afrontar el día con una sonrisa, siempre se reía, todo le parecía muy ligero, las cosas difíciles y las cosas fáciles. Siempre me inspiró mucha positividad, era contagioso, querías pasar todo el tiempo del mundo con ella porque ibas a aprender un montón. Una hora con ella era una hora aprendida», añade el estilista, «el mayor legado de Bimba fue lo mucho que me hizo reír y como me hizo disfrutar de la vida».

Para Loles León, el rasgo más destacable de la modelo era su mirada. «Sabía mirar diferente a como lo hacían otras modelos, por eso era la musa de David». La actriz destaca la figura de Bosé como la de una mujer de contrastes, «moderna y evolucionada, tímida pero con una fuerza interior muy potente». «Era una gran madre, muy leal y una gran amiga», insiste.

Alaska, Mario Vaquerizo y Bimba Bosé
Alaska, Mario Vaquerizo y Bimba Bosé - REUTERS

Por su parte, Mario Vaquerizo define a Bimba como «una de las mujeres más guapas que he conocido en mi vida y una de las mejores modelos que ha dado este país», una persona cuya presencia «no era justa con ella porque parecía una persona distante y fría».

«Yo ante de convertirme en su amigo, era fan de ella. Gracias a Dios tuve la suerte de formar parte de su vida, y ella sigue formando parte de nuestra vida. Bimba sigue siendo Bimba, aunque la gente hable de ella en pasado».

«Este año lo hemos pasado recordándola mucho», reconoce el artista, «yo pienso que Bimba nos sigue enviando su energía y su buen humor. Porque tenía un sentido del humor maravilloso, la sonrisa nunca la perdió, ni las ganas de reírse de sí misma».

«Bimba sigue siendo Bimba, aunque la gente hable de ella en pasado»

«Yo de Bimba aprendí a luchar en la vida. Decidió ser madre, lo fue y ejerció a la perfección. Cuando decidió aventurarse en el mundo de la música fundó un grupo y le fue genial», destaca.

Pero, a pesar de la alegría de lo vivido, Vaquerizo reconoce que es difícil evitar la tristeza al pensar que Bimba se está perdiendo cómo crece su hija June, o que ya no puede cantar con su otra hija, Dora. «Me da mucha rabia porque a partir de la muerte de Bimba y David me he dado cuenta de lo que les quería y lo amigos que éramos, y me da pena no haberles aprovechado más en vida».

«Era como una yegua brava»

Bimba Bosé, David Delfín, los hermanos Postigo -Diego y Gorka-, Alaska, Mario Vaquerizo, Topacio Fresh... Sus nombres se encadenan fácil uno con otro, formaban una piña que vivió un trágico 2017 con el fallecimiento de Bimba y David Delfín, «los pilares del grupo», como les define Topacio.

«Llegué a Madrid en 2003 y me hice amiga de David casi después de su primer desfile. Con Bimba, Diego, Gorka... Eran mi familia adoptiva, tuve mucha suerte de conocerles», asegura la galerista. «Todos los días me acuerdo de Bimba, en las cosas más cotidianas: tengo fotos suyas por mis cajones, abro mi ordenador en mi despacho y tengo muchas imagénes de todas las exposiciones que hicimos juntas. Incluso cuando me calzo me acuerdo de Bimba, porque calzamos el mismo número y ella, que prefería siempre los mocasines o el zapato bajo, me regalaba los tacones de 15cm que David le hacía ponerse en los desfiles». Topacio sabe que el suyo con Bimba «es un diálogo que nunca va a terminar», y por eso prefiere recordarla con alegría.

«Era un amor, recuerdo perfectamente su último cumpleaños, en el que organizó una fiesta inspirada en una bacanal romana. Esa fue su despedida, con su fuerza y honor». Precisamente la fortaleza es uno de los rasgos que más destaca de la modelo: «Era como una yegua brava, no era dócil. Sabía decir que no, tenía una personalidad fuerte y no le importaba no agradar. Su espíritu era el de una guerrera, incluso en su última época te cruzabas con ella y aparentaba estar bien, no se notaba esa fragilidad que llevaba en su interior».

Un año después de su muerte, sus amigos la tienen presente en todo momento: «Cuando estamos todos juntos, siempre alzamos una copa por ella».