Los retoques con el objetivo de adelgazar serán penalizados en Francia

El gobierno francés espera «combatir» la anorexia, la bulimia nerviosa y los problemas alimenticios y la delgadez multando con 37.500 euros a los anunciantes que no indiquen visiblemente que se trata de una «fotografía retocada»

Corresponsal en ParísActualizado:

El gobierno francés espera «combatir» la anorexia, la bulimia nerviosa, los problemas alimenticios y la delgadez o gordura «peligrosas» de 600.000 personas aquejadas de tales problemas, multando con 37.500 euros a los anunciantes que publiquen imágenes de mujeres u hombres que no indiquen visiblemente que se trata de una «fotografía retocada».

El 1 de octubre entró en vigor un decreto ministerial del 4 de mayo pasado (dos días antes de la elección de Emmanuel Macron como presidente) redactado en estos términos: «Es obligatorio acompañar las fotografías destinadas al uso comercial de la mención 'fotografía retocada'», cuando la apariencia corporal de las maniquíes haya sido modificada con un programa informático de tratamiento de imágenes con el fin de «afinar» o «adelgazar su silueta».

La mención «fotografía retocada» debe ser insertada en todo tipo de imágenes publicitarias, utilizadas a través de internet, vallas o páginas publicitarias insertas en la prensa escrita o audiovisual. Quienes contravengan al decreto -Ley serán castigados con multas dd 37.500 euros, que pudieran ser grabadas con un 30 % suplementario.

El decreto/Ley aprobado el 4 de mayo pasado es la continuación lógica de una Ley de 2016 que intentó en vano «apartar» a las modelos «demasiado delgadas» de las pasarelas de la alta costura. Desde entonces, algunas grandes marcas, como Dior, LVMH y Kering (Gucci), comenzaron a reaccionar, aceptando una carta de buenos principios comunes, prohibiéndose mutuamente la utilización de modelos «demasiado delgadas» y menores de 16 años. Sin embargo, el último gobierno de François Hollande decidió ir más lejos, decretando la mención obligatoria de «fotografía retocada» en las imágenes publicitarias. En su día, la ex ministra de sanidad Marisol Touraine justificó tal decisión recordando que más de 600.000 personas son víctimas, en Francia, de anorexia, bulimia y otros trastornos alimenticios. Prohibiendo el adelgazamiento ficticio, a través de imágenes retocadas con programas informáticos de tratamiento de imágenes, comenzando por Photoshop, bien conocido y utilizado por los profesionales y aficionados, en sus diversas versiones, se espera frenar o moderar la tendencia a favorecer el canon estético de la mujer delgada o muy delgada.

Italia, Bélgica y Chile tomaron en su día medidas más o menos similares a las que han entrado en vigor en Francia, donde el problema tiene una dimensión particular por dos razones: las colecciones de moda (no solo alta costura, claro está) son una plataforma particularmente visible, cuando anorexia y bulimia hace años que son un problema médico nacional; y hace años que las autoridades sanitarias denuncian el problema nacional de la anorexia y/o la bulimia.

El legislador francés estima que la mención «foto retocada» limitará mucho la publicidad de cuerpos femeninos «anormalmente delgados», esperando que las grandes marcas terminen «imponiendo» unos «canónes estéticos» que no «glorifiquen» la delgadez «a ultranza».

Antes de llegar a entrar en vigor, el decretó fue un estímulo para lanzar campañas publicitarias de otro tipo. La sociedad Damart, por ejemplo, especializada en ropa «cómoda» para mujeres, principalmente, lanzó hace días una campaña con el slogan «Photo no retocada» cubriendo media página de una publicidad ilustrada con la imagen de una chica de muy buen ver y formas razonablemente deportivas.