El príncipe Carlos
El príncipe Carlos - REUTERS

El príncipe Carlos toma el relevo bajo la atenta mirada de su madre

Por primera vez en sus 65 años de reinado, Isabel II no participó durante la conmemoración del Día del Recuerdo

MadridActualizado:

Por primera vez en sus 65 años de reinado, Isabel II cedió sus deberes de monarca a su hijo, el príncipe Carlos, durante la conmemoración del Día del Recuerdo en homenaje a todas las contiendas bélicas desde la Primera Guerra Mundial. La Reina, de 91 años, observó la ceremonia en un segundo plano desde el balcón del Foreign Office junto a su marido, el duque de Edimburgo. Ambos vieron como su hijo colocaba la tradicional corona de amapolas en el cenotafio en su nombre.

Desde su coronación en 1952, la Reina Isabel solo ha faltado cinco veces a esta ceremonia tan especial. Dos de ellas fueron durante sus embarazos del príncipe Andrés en 1959 y el príncipe Eduardo en 1963, y las otras cuatro a causa de visitas de estado en el extranjero. Sin embargo esta es la primera vez que la Reina se ha situado en un segundo plano para dar paso a su sucesor, el príncipe Carlos. Esta decisión fue anunciada por el Palacio de Buckingham el pasado mes de octubre.

A principios de este año, el príncipe Felipe de Edimburgo anunció su renuncia a su agenda pública tras 65 años de servicio público como consorte de la Reina, 22.191 compromisos oficiales atendidos a título individual, mil viajes solo al extranjero y 5.493 discursos. Sin embargo, el eterno consorte de la Reina, de 96 años, todavía acompaña a su mujer a una serie de eventos como el celebrado ayer. Tan solo tres meses después de su renuncia, la pareja real anunció su retirada a los viajes oficiales al extranjero de larga distancia, que vienen protagonizando en su nombre Carlos y su esposa Camilla.

Durante la ceremonia también tuvieron un papel importante los príncipes Guillermo y Enrique, que colocaron su ofrenda floral junto a la de su padre. A los miembros de la casa real británica se unieron la primera ministra británica Theresa May y el líder del Partido Laborista Jeremy Corbyn.