Richard Gere y Alejandra Silva - REUTERS | Vídeo: Richard Gere y Alejandra Silva se casan (EUROPA PRESS)

Las «pretty woman» de Richard Gere: Alejandra Silva, la última en llegar a su vida

La empresaria gallega ya se ha instalado en la casa del actor a las afueras de Nueva York, donde se darán el «sí, quiero» a principios de mayo

MADRIDActualizado:

La etiqueta de eterno galán de Hollywood le acompaña desde «American Gigolo» (1980), pero fue «Pretty Woman» (1990) la cinta que perpetuó su leyenda de conquistador. Con su cabellera canosa, mirada seductora y cierta timidez sedujo a varias generaciones interpretando al exitoso y frío hombre de negocios que acababa enamorado de una prostituta. Richard Gere arrastra fama de conquistador, pero fuera de la pantalla su nómina de mujeres no es tan extensa como pudiera parecer. El «sí, quiero» lo ha pronunciado en dos ocasiones, aunque está a punto de hacerlo una tercera, como ha desvelado ABC en exclusiva. El actor se casará el próximo 4 de mayo con su novia, la empresaria gallega Alejandra Silva, en Nueva York.

«Pretty Woman» marcó un referente en su carrera y también en la historia del cine. Con su compañera de reparto Julia Roberts guarda una estrecha amistad que perdura hasta hoy. De hecho, el año pasado compartieron palco en el Memorial Stadium durante la gira del Real Madrid por EE.UU. Pero más allá de amistades y algún que otro noviazgo efímero, son solo tres las mujeres que hasta ahora han marcado la vida del apuesto intérprete.

Cindy Crawford, una boda en Las Vegas

Ambos saboreaban una de las etapas más gloriosas de sus carreras. Cindy Crawford triunfaba en las pasarelas como una de las modelos más demandas y mejor pagadas del mundo y Gere acababa de rodar «Pretty Woman». La diferencia de edad, ella tenía 25 años y él 42, nunca se presentó como un obstáculo. Se casaron en 1991 y emergieron como una de las parejas con más lustre de Hollywood. De puertas para adentro, todo era bien diferente. Se divorciaron en 1995 y, a juzgar por las memorias que publicó la propia Cindy Crawford en 2015, no se intuye ni un ápice de química o romanticismo en su relación. «Después de un día de trabajo, Richard me propuso matrimonio y volamos hasta Las Vegas esa noche para una boda rápida con unos cuantos amigos», recuerda la top en su autobiografía «Becoming». «Nunca me sentí realmente casada. Recuerdo estar al día siguiente en un túnel de lavado de coches en Los Ángeles escuchando en la radio al DJ anunciando la noticia de nuestra boda. Fue surrealista».

Richard Gere y Cindy Crawford
Richard Gere y Cindy Crawford-EFE

Cerrada la herida de su matrimonio con Gere, Cindy Crawford encontró la estabilidad junto a Rande Gerber. La modelo y el empresario se casaron en el año 1998 en una íntima ceremonia en una playa desierta de California. Hoy forman una de las parejas más estables del mundo de la moda y presumen de sus dos hijos, Presley -de 18 años- y Kaia, de 16, quien guarda un espectacular parecido físico con su madre y ya despunta como modelo.

Carey Lowell, dos décadas de amor y un hijo

En 1995, Gere conoció a la actriz y modelo Carey Lowell en un restaurante. El flechazo fue instantáneo, aunque no sellaron su amor con una boda hasta 2002, cuando ya llevaban 7 años de relación y tenían un hijo en común, Homer James Jigme Gere. La convivencia comenzó a desgastarse por la diferente manera en la que concebían la vida. Ella estaba entregada a su hijo y a su vida social, mientras que él se dedicaba en cuerpo y alma a la meditación. «Richard lleva una vida muy austera. Tiene una casa en Bedford donde disfruta de la paz, la soledad y la tranquilidad. Sin embargo, Carey prefiere vivir en North Haven (Connecticut) y le gusta salir con sus amigas y hacer barbacoas», relataban sus allegados. Su divorcio no pilló por sorpresa, cuando se anunció en septiembre de 2013. Hacía tiempo que habían dejado de aparecer juntos por los Hamptons (Nueva York), como habitualmente hacían en vacaciones.

Richard Gere y Carey Lowell
Richard Gere y Carey Lowell - R. Solsona

La búsqueda de su «verdadero yo» llevó a Gere a abrazar la fe budista y a ser uno de los principales discípulos estadounidenses del Dalái Lama. Ha visitado la India en varias ocasiones y ha sido promotor de las visitas del líder budista a Estados Unidos.

Gere es un budista reconocido y un persistente activista en la lucha por los derechos humanos en el Tíbet. Los que le conocen le definen como «un tipo encantador», pero con ciertas manías como la de beber únicamente té del Himalaya cuando acude a celebraciones y eventos.

Alejandra Silva, una relación de la lucha social

Ocurrió en el verano de 2014. Gere se acababa de divorciar de Carey Lowell y Silva se estaba separando del magnate estadounidense Govind Friedland y eligieron el hotel Treville de Positano, en la Costa Amalfitana, para poner la mente en blanco tras unos meses que, para ambos, habían sido convulsos. Y como en una película de Hollywood, nada les hacía presagiar que volverían a enamorarse tan pronto. Consiguieron llevar su romance en secreto hasta junio de 2015, cuando ABC destapó que habían asistido juntos al Festival de Cine de Taormina. Desde entonces, la empresaria y el actor no han pasado más de 20 días separados. Hace tres semanas un camión de mudanzas se llevaba las últimas pertenencias de Silva de su casa de Madrid, situada en la colonia Fuente del Berro. Ella ya se ha instalado en la casa de Gere en Nueva York, donde se casarán el próximo 4 de mayo en una ceremonia íntima con sus respectivos hijos: Homer James Jigme Gere y Albert. Desde que se conociera su relación, la pareja no ha tenido ningún reparo en regalarse gestos y mensajes de amor en público. Un amor que también han canalizado con su activismo. Porque juntos, Gere y Silva, han encontrado el camino para hacer más ruido en su labor social. Ella es madrina de la Fundación RAIS en España, una asociación que vela por los derechos de los «sin techo». Él fundó The Gere Foundation para luchar por los derechos en el Tíbet y donde también se investiga para prevenir el VIH y el cáncer. Conscientes de la repercusión mediática que generan, utilizan estas apariciones para dar voz a todos aquellos que lo necesitan.