Estilo - Gente

Penélope Cruz: «Quiero poner voz al cáncer infantil»

Penélope sigue emocionándose cuando recuerda tantas tardes en los hospitales o cómo los niños tenían que aislarse de sus propios hermanos

Penélope Cruz en el cine de Callao
Penélope Cruz en el cine de Callao - EFE

Con una alfombra roja al más puro el Hollywood que ha conocido la española Penélope Cruz se dio ayer su particular baño de fans con motivo de la presentación del documental que ha dirigido "Uno entre cien mil" y que ha producido la firma Viceroy de la que también es imagen. De ahí que al frente de todo estuviera el presidente de esta empresa, Juan Palacios, junto a su equipo de confianza y el presidente de la fundación a beneficio de la investigación en el cáncer infantil. «El día que entré por primera vez en la casa de Lucas me cambió algo por dentro. Poder servir para dar voz a estos niños es lo más importante. He pasado mucho tiempo no solo con los niños sino también con sus familiares y por eso hoy mantengo la relación con muchos de ellos», comentó Penélope a su llegada al cine Callao donde la esperaban los invitados de este estreno que sí tuvo a su hermana Mónica Cruz pero no a su marido Javier Bardem que ya se sabe que ellos son muy suyos a la hora de compartir alfombra roja.

«Me siento muy feliz por toda la gente que está apoyando la fundación y para mi es más importante que el estreno de cualquier película. Los meses que estuve preparando este trabajo y la manera en la que las familias me han abierto sus corazones y me han ayudado a entender lo que supone la enfermedad fue cuando entendí que debía contribuir con esta aportación, tal vez será un granito de arena pero para mí es muy importante», añade.

Penélope sigue emocionándose cuando recuerda tantas tardes en los hospitales o cómo los niños tenían que aislarse de sus propios hermanos. «Para mi recibir un mensaje de Lucas ya me alegra el día», cuenta. «Aunque nunca lo decía desde niña me interesó dirigir y todos estos años en los rodajes fijándome en todo y preguntado sin parar me han servido para llegar hasta aquí. De todas formas en este trabajo yo he querido mantenerme al margen porque mi intención es que la gente se pregunte por que en los últimos 20 años la investigación en el cáncer infantil avanza tan lento. La respuesta en mi boca no tendría valor pero si en la de los médicos que aparecen y critican cómo para las farmacéuticas el porcentaje de niños con cáncer no es suficientemente elevado como para invertir en la investigación», explica.

Pero toda alfombra roja requiere muchos rostros conocidos y en la de ayer era como una segunda parte de la boda de Rocío Carrasco. No en vano Juan Palacios fue muy amigo de Pedro Carrasco y por eso quiso estar allí. Con vestido negro de Hanibal Laguna y sin Fidel a la hora de posar ante las cámaras la hija de Rocío Jurado no quiso comentar ninguna polémica surgida por su boda ni mucho menos las declaraciones de la viuda de su padre, Raquel Mosquera, que ha revelado cómo el difunto boxeador cuando murió llevaba mucho tiempo distanciado de su hija. «Se levantaba por las noches, lloraba, fumaba mucho... su hija era muy importante y no entendía porque le rechazaba», dijo Mosquera en «Deluxe». A esa pregunta Rocío sigue fiel a su línea. «No voy a comentar absolutamente nada», fue su respuesta. Y de ahí no se le saca.

En el acto coincidió con su prima Chayo, Esperanza Aguirre, el padre Ángel, Juan Peña, Ángel Nieto, Ana Obregón, Pilar Jurado, Fonsi Nieto, Jaime Ostos y su mujer, Los del Rio, Enrique Cerezo, Carmen Posadas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios