JOYAS

Obama levanta la veda a los rubíes birmanos

Las más caras del mundo, estas gemas son objeto de deseo de las grandes firmas de joyas

Aung San Suu Kyi y Barack Obama durante una visita de este a Rangún
Aung San Suu Kyi y Barack Obama durante una visita de este a Rangún - EFE

Tras una reunión con Aung San Suu Kyi, el auténtico motor político birmano y actual titular de los ministerios de Exteriores, Energía y Educación de Myanmar, así como de la Oficina de la Presidencia, el presidente de los Estados Unidos ha anunciado que permitirá de nuevo la importación de joyas y accesorios birmanos, una excelente noticia para la industria de los artículos de lujo y para los habitantes del olvidado país del sudeste asiático.

Los rubíes son las piedras preciosas más caras del mundo por quilate. Y Birmania, su principal yacimiento. Aunque su comercio internacional estaba prohibido debido la corrupción y los crímenes de la junta militar, los célebre rubíes de Mogok seguían vendiéndose en secreto a clientes rusos, chinos y tailandeses.

Conocido por ser una gema fluorescente, el rubí «sangre de pichón» birmano se busca en los caminos hacia Mandalay, la segunda ciudad más grande del país. De noche, decenas de miles de lamparitas de queroseno guían a hombres, mujeres y niños que, pico en mano, buscan el preciado maná. Hasta hace bien poco, las minas birmanas de rubíes, jade, apatita, piedra de luna, amatista, lapis lazuli y peridoto estaban al servicio de la junta militar, que no dudó en tener encarcelada durante décadas a la líder democrática en la oposición, Aung San Suu Kyi, premio Nobel de la Paz en 1991.

Imagen de un ejemplar del llamado «sangre de pichón»
Imagen de un ejemplar del llamado «sangre de pichón»- ABC

Esas minas estaban nacionalizadas. El ejemplo más brutal era el de la ciudad de Mogok, un verdadero conglomerado de chozas con techo de uralita o chapa, al que no se podía acceder, bajo peligro de muerte. Entrar en el «valle de los rubíes» de Mogok quedaba vedado a los mineros autorizados por la junta militar, asegurando su protección con patrullas de vigilancia que sitiaban el lugar. No en vano, algunos de los rubíes más grandes jamas encontrados provienen de la zona, tal y como es el caso del ejemplar de 8 quilates que montó Van Cleef & Arpels para un anillo que Richard Burton regaló a Elizabeth Taylor en la Navidad de 1968.

Las asociaciones de derechos humanos denunciaron las irregularidades, los crímenes y las precarias condiciones de trabajo de cientos de miles de personas y se impusieron embargos al comercio de Birmania. EE.UU. y más tarde la Unión Europea prohibieron la importación de rubíes y jade para no favorecer la subsistencia de la dictadura. Aunque queda mucho por mejorar, el país ha progresado drásticamente en cuanto a los derechos de los trabajadores y el nuevo Gobierno electo se compromete a evitar los trabajos forzados y el empleo infantil en la mina. Es por ello que Obama ha anunciado el levantamiento del embargo a Myamar en cuanto a joyas, piedras preciosas y accesorios. La industria joyera se frota las manos, aunque la textil tendrá que esperar

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios