Andrea Janeiro, junto a su madre, el pasado 20 de julio - GTRES / Vea en el vídeo la chirigota de Cádiz, acusada de ridiculizar a Andrea Janeiro

Nuevas mofas hacia Andrea Janeiro de las chirigotas del Carnaval de Cádiz

Después de que los abogados de la joven solicitaran que se eliminase la canción que habla sobre ella, otros grupos han apoyado a sus contrincantes y han utilizado a la hija de Belén Esteban como reclamo, aunque sin nombrarla

MADRIDActualizado:

A Andrea Janeiro no la dejan en paz. La plácida vida que pretendía llevar en Londres, ciudad que ha elegido para estudiar alejada de los medios de comunicación, parece que no va ser posible. El pasado mes de enero se convirtió en un reclamo de una de las chirigotas del Carnaval de Cádiz, que se presentó al Concurso Oficial de Agrupaciones de Carnaval.

El grupo en cuestión le dedicó unos versos jocosos en la canción, llamada «Una corrida en tu cara». «La niña de Jesulín y de Belén Esteban tiene toda la cara como una papa nueva. Ya no está pixelada y la niña es horrenda. Si yo fuera su padre la dejo borrosa hasta los treinta», dice la canción en referencia al pasado 20 de julio, día en el que cumplió la mayoría de edad y la Ley del Menor dejó de ampararla y su cara dejó de pixelarse en los medios. Esa fecha, que debía de ser un momento feliz e inovidable, se convirtió en una auténtica pesadilla para la hija de Belén Esteban y Jesulín de Ubrique, ya que recibió un aluvión de críticas por su físico por parte de usuarios de las redes sociales, tantas que la Policía se vio obligada a tomar cartas en el asunto.

Pasado el mal trago, Janeiro se convirtió en noticia de nuevo por la chirigota de Cádiz, a la que la joven les envió un requerimiento, a través de sus abogados, para que retirasen la canción y abandonasen el concurso. Pero no solo no lo hicieron, sino que además compusieron una nueva y continuaron con la guasa: «Andreíta nos acusó por el cuplé que le cantamos en preliminares. Vaya rollo. Andreíta, al final me como yo el pollo», comenzaba.

«La niña de Jesulín es un montón de guapa. Es guapa, guapa, guapa, una jartá de guapa. Hoy quiero corregirme. Pido que me perdone. Porque no quiero pagarle a tu madre ‘toas’ las operaciones», se disculpan con ironía. «Pero tengo algo aquí adentro. No sé si es conciencia o estoy ‘cagao’. Fijarse si aquí hay canguelo. Que el cuplé me lo ha escrito mi abogado. Te pedimos mil disculpas. Ya no te damos más caña. Te animaremos en el certamen de Miss España», finalizan.

Por si no fuera suficiente con eso, otras chirigotas del concurso apoyaron al equipo rival y también decidieron utilizar a la hija de Belén Esteban como reclamo en sus letras. Este mismo viernes tuvo lugar la final, en la que quedó vencedora la chirigota de No tenemos el congo pa farolillos que, sin nombrar a Janeiro, habló de ella muy sutilmente. «Hay una aplicación para el móvil que se llama Snapchat que hace virguerías. A una foto con tu cara le puedes poner mil tonterías. Yo sé de uno que se pone orejas de perrito, también le pone los cuernos pero eso en el móvil no se ve. Hay un filtro que es el bigote y la barba, por ejemplo a la Pantoja ese no le va a hacer falta y con otro la barbilla se pronuncia. La muchacha que lo usa no te lo digo que me denuncia», dice la letra en referencia a Janeiro.

El anonimato ansiado

Sin querer ser famosa, Andrea Janeiro fue uno de los personajes más buscados en google el pasado año y uno de los más perseguidos por la prensa del corazón. Su mayoría de edad supuso un momento agridulce para la hija de Belén Esteban y Jesulín de Ubrique, pues fue cuando su cara dejó de estar pixelada. Todo el anonimato que le amparaba antes de cumplir la mayoría de edad desapareció de un plumazo.

Una situación que desagrada a la hija de Belén Esteba que inclusó llegó a pedir este año volver a ser una persona anónima. «Con motivo de la presión médiatica a la que me estoy viendo sometida, muy especialmente desde que alcancé la mayoría de edad, quiero pedir públicamente a los medios que pongan fin a dicha situación y a la vulneración de mis derechos al honor, la intimidad y a la propia imagen», decía la joven, a través de sus abogados.

«He sido, y soy, coherente y consecuente con mi voluntad de permanecer ajena a los focos, y trato de preservar mi intimidad en la medida de lo posible pese a mis específicas circunstancias familiares». Dichas «específicas circunstancias familiares» son sus padres, Belén Esteban y Jesús Janeiro, a los que también menciona: «Son personajes públicos, pero, aun cuando lo respeto profundamente, por mi parte nunca he participado de ningún modo en esa exposición pública». Así, Andrea pide que se respete su deseo «de vivir en el más estricto anonimato».