Los duques de Cambridge tras el nacimiento de su hija, la princesa Carlota
Los duques de Cambridge tras el nacimiento de su hija, la princesa Carlota - REUTERS

La naturalidad de Catalina de Cambridge tras dar a luz: así recupera su físico la duquesa

La esposa de Guillermo de Inglaterra no ocultó la curva de su tripa tras dar a luz a ninguno de sus hijos. Su buen estado físico ayuda a la duquesa a recuperarse

MADRIDActualizado:

Recuperar el cuerpo que tenían antes de ser madres es un sueño para muchas mujeres que requiere, en el mejor de los casos, ejercicio y dieta. Con los meses, quizá puedas volver a ponerte tus vaqueros favoritos y dejar atrás la ropa premamá.

Para las famosas, la presión suele ser doble. El escrutinio al que están sometidas o la necesidad de estar en forma por su trabajo, como es el caso de las modelos, obligan a las nuevas madres a ponerse en marcha mucho antes para recuperar su figura. No son pocas las recuperaciones 'milagrosas' que se ven en la prensa de tanto en tanto, con mamás que abandonan radiantes el hospital sin rastro de que un bebé hubiera crecido en su útero durante 9 meses. Ni hinchazón, ni curva, ni nada.

No es el caso de Catalina de Cambridge. Tras dar a luz a su primogénito, el príncipe Jorge, la esposa de Guillermo de Inglaterra abandonó el hospital con su hijo en brazos y un vestido azul con lunares blancos que no ocultaba su tripa, todavía hinchada. Una operación que repitió tras el nacimiento de Carlota de Cambridge, ganándose el corazón de muchos por su naturalidad.

En sus dos partos anteriores, la duquesa demostró que su capacidad para retomar su figura es envidable. Debido, en parte, a que realiza deporte a diario, por lo que su buen tono físico ayuda a perder esos kilos de más inevitables durante la gestación.

Pero además, la duquesa saber utilizar los recursos estilísticos que están a su alcance. Por eso, tras el nacimiento de sus hijos, recurrió con frecuencia a las rayas horizontales, el azul marino o el cuello barco y las mangas francesas, que destacan zonas del cuerpo que no suelen cambiar durante el embarazo.