AFP

Las musas de Gianni Versace se reúnen en el vigésimo aniversario de su muerte

Su hermana, Donatella, congregó a las icónicas top de los 90 sobre la pasarela de Milán

MADRIDActualizado:

«Este es un homenaje a mi hermano. Imaginen un mundo sin los riesgos que tomó. Él era un genio y, por encima de todo, era un gran defensor de las mujeres». Con estas palabras de Donatella Versace, reproducidas por una voz en off y acompañadas por una música de fondo que simulaba el tintineo de unas campanitas, daba comienzo el viernes el desfile donde se presentaba la colección primavera-verano 2018 de Versace, en lo que se convirtió en un emocionante y conmovedor recuerdo a su fundador Gianni Versace en el vigésimo aniversario de su muerte.

Si Gianni fue el que comenzó a pagar cantidades desorbitadas a las top models de los 90 para que desfilaran para él, también las convirtió en historia viva de la moda y con ellas se acuñó el término de «supermodelos». El viernes sobre la pasarela no podían faltar las maniquíes más aclamadas del panorama actual, desde Bella y Gigi Hadid hasta Kendall Jenner. Más de 50 modelos lucieron los clásicos e icónicos estampados barrocos que tanto le gustaban a Gianni y que su hermana Donatella ha revisitado para este homenaje que, sin duda, supone la vuelta a los diseños más primigenios de la firma. Cinturones de eslabones, tachuelas, animal print y todo tipo de dibujos en amarillos, dorados, azules, verdes y negros se pudieron ver sobre leggins, toreras denim y exquisitas piezas de sastrería. Por supuesto, no faltaron las botas por encima de la rodilla, las pedrerías y los bolsos con grecas y su icónica Medusa.

Cuando el carrusel de modelos anunciaba el final del desfile con Kaia Gerber, nada hacía presagiar que detrás de esta joven de 16 años llegaría su madre, Cindy Crawford acompañada de Claudia Schiffer, Naomi Campbell, Carla Bruni y Helena Christensen. Se apagaron las luces y la voz en off sentenció: «Gianni, siempre reconociste lo poderosas que éramos las mujeres. Tú ayudaste a las mujeres a que tuvieran su propia voz. Gracias. Te queremos». Mientras los asistentes aplaudían y esperaban a que Donatella saliera para despedirse, empezó a sonar «Freedom» de George Michael y más de uno sintió un extraño y excitante déjà vu. Con ese tema Gianni cerró uno de sus desfiles en 1991 de la mano de sus queridas supermodelos, quienes volvieron a pisar la pasarela el pasado viernes acompañando a una emocionada Donatella.

Han pasado 26 años desde aquel momento que hizo historia en la moda y sus musas, ahora rondan los 50. «Gracias por reunirnos. Gracias Donatella por invitarme al homenaje a Gianni. Todavía lo extraño», dijo la mujer del expresidente francés, Nicolas Sarkozy. Christensen añadía: «He tenido un sueño raro y maravilloso esta noche». Aunque haya pasado tanto tiempo, siguen recordando al diseñador y por eso quisieron acompañar a Donatella en este sentido homenaje vestidas de dorado. Para recordar a su sempiterno modisto y evocar aquellos maravillosos y dorados años 90.