Reeva Steenkamp y el atleta Oscar Pistorius
Reeva Steenkamp y el atleta Oscar Pistorius - REUTERS

La modelo, el ídolo olímpico y los disparos: cinco años del asesinato de Reeva Steenkamp a manos de Pistorius

Todavía no hay sentencia firme para el atleta sudafricano, que el pasado diciembre recurría ante el Constitucional los 13 años y 5 meses de cárcel a los que está condenado

MADRIDActualizado:

«Han pasado cinco años desde que perdimos a nuestra querida hija. A veces me pregunto cómo mi marido Barry y yo hemos sobrevivido para contar nuestra historia. San Valentín sigue siendo un día lleno de dolor y sufrimiento». Así recuerda June Steenkamp a su hija, la modelo Reeva Steenkamp, asesinada hace cinco años por su pareja, el atleta Oscar Pistorius.

En una sentida carta en «The Telegraph», June repasa cómo vivió los días posteriores al asesinato de la modelo sudafricana y la maraña judicial de sentencias que se han dictado desde entonces. La muerte Reeva supuso un antes y un después para Pistorius, «Blade Runner», el hombre que hizo historia en Londres 2012 al convertirse en el primer atleta con las dos piernas amputadas que participaba los Juegos Olímpicos. Pistorius era un ídolo en su país Sudáfrica. Al menos, hasta el 14 de octubre de 2013, cuando la policía acudía a su casa y encontraba el cadáver de Reeva en su baño.

Steenkamp recibió cuatro disparos a través de la puerta cerrada del baño. Pistorius siempre aseguró que el asesinato de su novia fue un error, que pensaba que se trataba de un ladrón. La hipótesis de la fiscalía era que la pareja mantuvo una fuerte discusión, y la modelo se refugió en el baño en mitad de la pelea.

Celos y whatsapp

«Yo soy la chica que está enamorada de ti, pero también la chica a la que dejas de lado cuando no estás de humor, a la que criticas su acento, su tono de voz», «a veces me asustas por cómo me contestas y cómo me tratas», «te juro que no estaba flirteando con ese hombre. Tu te enfadas tanto cuando oyes alguna cosa de mi, pero tu te has citado con muchísimas chicas».

La modelo Reeva Steenakmp
La modelo Reeva Steenakmp

Esos fueron algunos de los mensajes que la pareja se intercambió en los meses previos a la muerte de Steenkamp. Los chats, sacados del móvil de la modelo, se incluyeron en el sumario del juicio, el más mediático de los últimos años en el país africano.

Su lectura en el juicio presentó una nueva imagen de Pistorius: la de un hombre celoso que no confiaba en su pareja. Las dudas del atleta ante las posibles infidelidades de la modelo fueron rompiendo poco a poco la relación.

Baile de sentencias

Cinco años después, la familia de Steenkamp no tiene sentencia definitiva que pueda calmar su dolor. Oscar Pistorius fue condenado a cinco años de prisión por homicidio en grado de negligencia el 21 de octubre de 2014. Escuchó la sentencia entre lágrimas e ingresó en la cárcel de Kgosi Mampuru II para cumplir su pena.

En octubre de 2015, Pistorius salía de prisión y quedaba bajo arresto domiciliario en la mansión de su tío en Pretoria. Apenas dos meses después, el Tribunal Supremo de Apelaciones atendía un recurso de la fiscalía y declaraba al atleta culpable de asesinato, decisión ante la que el Constitucional le denegó la posibilidad de apelar.

Pistorius, llorando tras escuchar su condena por asesinato
Pistorius, llorando tras escuchar su condena por asesinato-REUTERS

Así, en junio de 2016 se inició una vista en el Tribunal Superior de Pretoria para dictar una nueva condena, esta vez por asesinato. La sentencia fijó seis años de prisión, creando un gran revuelo en la sociedad sudafricana, ya que la ley prevé un mínimo de 15 años. Pistorius volvió a ingresar en la prisión Kgosi Mampuru II, y dos meses después era ingresado en la enfermería tras autolesionarse en su celda.

Finalmente, el pasado mes de noviembre la Justicia elevaba su pena a 13 años y cinco meses de cárcel. Una sentencia que aún no es firme, ya que a finales de diciembre Pistorius apelaba ante el Constitucional por el aumento de su condena.