El dictador norcoreano Kim Jong-un
El dictador norcoreano Kim Jong-un

El misterioso cumpleaños de Kim Jong-un

Se cree que nació el 8 de enero de 1984, pero el régimen no lo celebra pese al culto al líder

PEKINActualizado:

La edad no es solo un secreto de Estado para muchas mujeres y algunos hombres, sino también para dictadores como el de Corea del Norte, Kim Jong-un. En su caso, no parece que lo oculte por coquetería, sino por la asfixiante propaganda con que su régimen adoctrina a su pueblo.

A pesar del culto al líder que caracteriza a Corea del Norte, ayer se celebró el cumpleaños de Kim Jong-un sin las tradicionales y masivas conmemoraciones que se le dedican a su abuelo y fundador del país, Kim Il-sung, y a su padre, Kim Jong-il. De hecho, incluso la edad de este Kim III es un misterio, pues el régimen ni siquiera ha difundido su fecha oficial de nacimiento. Solo se sospecha que nació el 8 de enero de 1984 porque así lo reconoció su tía, Ko Young-suk, en una entrevista con «The Washington Post».

En caso de ser así, Kim Jong-un tendría 34 años, pero los expertos creen que el régimen oculta su edad para fijar su fecha de nacimiento en 1982. De esa manera, sería exactamente 70 años más joven que su abuelo y «padre de la patria», cuyo aniversario se celebra el 15 de abril bajo el nombre del «Día del Sol». De igual modo, el aniversario de su padre, el «Querido Líder”» Kim Jong-il, es festejado con toda la pompa que requiere la ocasión cada 16 de febrero, el «Día de la Estrella Brillante». Frente a los desfiles militares, bailes, homenajes y fuegos artificiales que se organizan en ambas jornadas, ayer fue un lunes laborable en Corea del Norte, ya que el 8 de enero no está incluido en las fiestas del régimen.

Kim Jong-un junto a su mujer, Ri Sol-Ju
Kim Jong-un junto a su mujer, Ri Sol-Ju - AFP

Todo ello a pesar de los «éxitos» que Kim Jong-un cosechó el año pasado, que vio la sexta prueba nuclear norcoreana y estuvo plagado de lanzamientos de misiles, varios de ellos intercontinentales capaces de llegar a Estados Unidos.

A tenor de algunos expertos, el dictador prefiere mantener un perfil bajo en su cumpleaños para mostrarse como un sencillo «hombre del pueblo», como lo está «vendiendo» la propaganda. Pero el prestigioso portal de noticias Daily NK, que recibe muy buena información desde dentro de Corea del Norte, cita a una fuente de la provincia de Pyongan del Sur para armar otra teoría. «Las sanciones internacionales, especialmente tras el sexto ensayo nuclear en septiembre, han causado muchos problemas a los trabajadores, muchos de los cuales han perdido sus empleos por la reducción gradual de las exportaciones de carbón. La opinión pública sobre Kim Jong-un ha caído a un nuevo mínimo», aseguran desde el interior del régimen.

De nuevo, el dictador vuelve a quedarse sin fiesta de cumpleaños. Todo lo más que logró fue que, en 2014, su amigo y «niño malo» de la NBA le cantara «Feliz Cumpleaños» tras un partido de baloncesto durante una de sus visitas a Pyongyang. Pero, con o sin fiesta de cumpleaños, de lo que no hay duda es de que el culto a Kim Jong-un seguirá en Corea del Norte.