La actriz y el Príncipe Enrique
La actriz y el Príncipe Enrique - Gtres

Meghan Markle, protegida las 24 horas del día, y no por la Casa Real Británica

La actriz estadounidense aún no puede recibir protección de la casa real británica, al no pertenecer a ella de manera oficial

MadridActualizado:

Desde que la novia del príncipe Enrique de Inglaterra y su novia Meghan Markle hiciesen la semana pasada su primera aparición pública, la actriz se encuentra protegida las 24 horas del día por un equipo de seguridad ofrecido por la NBC Universal, productora de la serie Suits, donde trabaja la actriz estadounidense.

Era una de las imágenes más esperadas del momento y por fin llegó. Fue durante un partido de tenis en silla de ruedas durante los Juegos Invictus, en Toronto, donde fueron recibidos con un fuerte aplauso por parte de los casi 300 asistentes. El príncipe y Meghan Markle acudieron al partido vestidos con vaqueros -los de ella rotos en la rodilla- y con gafas oscuras. Durante el evento, ambos se mostraron relajados, intercambiando comentarios entre ellos e, incluso, girándose para hablar con los espectadores más cercanos. Fueron los protagonistas indiscutibles de todas las miradas, pero eso no les importó a juzgar por las fotografías en las que aparecen compartiendo sonrisas, gestos cercanos e, incluso, llegaron a darse la mano en público, algo muy poco habitual dentro del mundo de los «royals» ingleses.

Es por eso que la productora de la serie en la que trabaja ha decidido ponerle protección privada durante todo el día. Concretamente, se han instalado cámaras de seguridad en su residencia de Toronto, además de dos personas que la protegen en todo momento. La actriz estadounidense aún no puede recibir protección de la casa real británica, al no pertenecer aún a ella de manera oficial. Esto solo se daría en el caso de que tanto ella como el príncipe Enrique dieran el paso y tomaran la decisión de contraer matrimonio. Como ya ocurrió en su día con Catalina de Cambridge, quien comenzó a recibir protección real tras su boda con el príncipe Guillermo y antes se tuvo que pagar ella la seguridad de su bolsillo.

Pese a que no hay una amenaza específica contra Meghan Markle, su creciente perfil público y los ataques que ha recibido en redes sociales, algo por lo que el propio príncipe Enrique tuvo que enviar un comunicado oficial en el que aseguraba que «su pareja y la familia de ella han sido objeto de una ola de abuso y acoso por parte de los medios y de los hostigadores de las redes sociales, los llamados ‘trolls’, con ataques racistas y sexistas». «Una tormenta» que calificaba de «injusta».