Marta Hazas
Marta Hazas - DE SAN BERNARDO

Marta Hazas: «Los que se llevaron las manos a la cabeza con mi desnudo, que no vayan a un museo»

La actriz habla con ABC de su nueva concepción de la religión y del feminismo, tras su luna de miel en Tailandia

MADRIDActualizado:

La ficción no es capaz de separar a las chicas Velvet. Casi recién llegada de su ansiado viaje de novios, prorrogado un año después de que contrajera matrimonio con Javier Veiga, Marta Hazas vuelve con energía: «Velvet Colección», la gira de la obra teatral «5 y... ¡Acción!», colaboraciones con el El Hormiguero y otros proyectos que aún no quiere desvelar, le llenan la agenda. Pero aun así, tiene hueco para escaparse con sus «chicas» a las que echa mucho de menos, después de haber asumido el papel de protagonista en el nuevo rumbo de la serie. Unas reuniones en las que seguro les contará, todavía con la miel en los labios, sus andanzas por Tailandia que tantos recuerdos le ha dejado.

«Me gusta mucho la idea que tienen de la religión, de cómo la viven de una forma más lúdica. El catolicismo clásico que hemos vivido en Occidente de tener un Dios castigador y el tema de la culpa allí eso no existe, cada uno se genera su propio karma», comenta entusiasmada la actriz. Una experiencia con la que la pareja pone punto y final a su época de noviazgo, y con la que comienza una nueva etapa en la que todavía no figura la de ser madre. «No suelo contar mi vida personal pero me da pereza el tema de los hijos con las mujeres», comenta Hazas con naturalidad.

Los paisajes, la comida y la experiencia de adentrarse en otra cultura han hipnotizado a la actriz, que durante esos días de ensueño compartió cada momento con sus seguidores a través de Instagram. Una práctica muy habitual para ella que, a pesar de que no se define como «influencer», le costó varias críticas al subir una fotografía desnuda hace unos meses.

«Me sorprendió que se montara tanto revuelo con una imagen que era bonita y que no se veía nada», comenta todavía incrédula. «Pensé que en los tiempos que vivimos en los que vamos con los mini short enseñando medio culo por la calle y en los que la moda te hace ir con transparencias, no tenía sentido». A lo que añade «esta gente que se lleva las manos a la cabeza que no se vaya al museo del Prado a ver cuadros renacentistas, porque les va a dar un perrengue». Las reacciones ante su desnudo las clasifica de «puritanismo anacrónico y estupidez». «El cuerpo humano es bello y bonito y sobre todo no se veía nada», reitera.

La actriz ya compartió en esta misma red social una reflexión sobre el feminismo después de ver la película «Dunkerque» y a través de ella señaló que «las mujeres tenemos muchas batallas por librar, pero estaría bien no equivocarse de enemigo…». La publicación, que en esta ocasión fue alabada por sus seguidores, escondía en realidad el enfado de la actriz después de que «una petarda, esa gente anónima que escribe con maldad», le hiciera un comentario despectivo. «Era la típica persona que critica siempre a todos los que sigue», explica, «a veces nos hacemos un flaco favor a nosotras mismas cuando le dices a una mujer que está gorda, flaca o la acusas, sin criterio, de tener anorexia o alguna enfermedad. Hay que tener mucho cuidado», advierte. «Tenemos que ganar muchas batallas y conseguir no tener que estar demostrando siempre que estamos capacitadas para hacer nuestros trabajos, se puede ser monísima y tener un cargo de responsabilidad». «Las mujeres tenemos muchos frentes abiertos», sentencia.

«Afortunada» de no haber sufrido acoso sexual

Hazas todavía no ha tenido tiempo de poder contactar con su compañera de reparto en la ficción Aitana Sánchez Gijón tras confesar haber sufrido acoso sexual en los comienzos de su carrera artística. «Me parece muy bien que se empiece a destapar este tipo de comportamientos y abusos de poder», sostiene. En este tema, ella se considera «muy afortunada» pues, a pesar de no conocer más casos cercanos a ella, sabe de su existencia dentro de la industria audiovisual. «Yo he llegado a la profesión en un momento distinto al de Sánchez Gijón y he tenido la suerte de encontrarme con gente muy profesional y nunca me he visto envuelta a nivel profesional en un caso así».

Las primeras apariciones de Hazas fueron en series como «Los Hombres de Paco», «Los Serrano» o «Un Paso Adelante», pero no fue hasta «El Internado» cuando se dio a conocer. Desde entonces ha compartido cartel con actores de la talla de José Sacristán, Amparo Baró o Cocha Velasco, de los que asegura que haber aprendido mucho sobre «la manera de afrontar la profesión», pero la frase que más le marcó de todos ellos fue el de su compañera y amiga Baró: «No hagas caso cuando te digan no hagas ese papel que te puede encasillar, lo mejor que te puede pasar como actor es que el público te encasille en algo y que te compre».

Por eso, sigue disfrutando del «spin-off» de «Velvet», donde ahora ella se encarga de liderar las galerías y en el que tiene la oportunidad de actuar junto a Inmanol Arias, con el que le gusta mucho trabajar. «Un giro de guion inesperado» que tomó la ficción y del que está «muy agradecida». Además, la cadena ha apostado por la nueva forma de consumir los contenidos de series, el servicio bajo demanda, una opción que le ha permitido a Hazas conocer este reciente universo. «Estamos en un momento de cambio muy importante en la televisión de nuestro país y me hace muchísima ilusión estar en los comienzos».

La nueva trama, sin embargo, ya no cuenta con las «chicas Velvet», un hecho que le costó bastante aceptar al principio de este rodaje. «Echaba de menos llegar y verlas, sobre todo durante el maquillaje y peluquería y el compartir con ellas el día a día». Pero la amistad va más allá de los platós y todas las protagonistas suelen realizar reuniones esporádicas. «Nos estamos viendo fuera un montón y Megan Montaner, Marta Torné y Andrea Duro me han ayudado a hacerlo más llevadero».

Teatro, televisión o el cine, nada se le resiste a Hazas porque «cada uno tiene sus misterios, y te genera sus placeres e inseguridades». La actriz regresa a la gira de la obra teatral «5 y... ¡Acción!» , dirigida por su marido Javier Veiga. Un punto de encuentro en el que deben separar la parte profesional de la personal porque sino «sería imposible» trabajar, a pesar de que asegura que han hecho «un buen tándem». «Velvet Colección», las colaboraciones con el Hormiguero y ese retomo de los escenarios hace que la actriz luzca de nuevo su mejor sonrisa.