Lola FloresA tu vera, Lola Flores

Desde el clásico «Si me queréis, irse» hasta la preocupación que le hizo parar una actuación para buscar un pendiente perdido. Así son los cuatro «momentazos» más graciosos que nos dejó La Faraona

MadridActualizado:

Si algo se puede decir de «La faraona», como solían llamarla, es que fue una folclórica de los pies a la cabeza cuyo arte quedó inmortalizado para siempre en discos de vinilo, cintas y los diferentes tonos blancos y negros que retransmitían sus actuaciones a través de la pequeña pantalla. Lola Flores, hija de una costurera y de un camarero, habría cumplido este jueves 93 años. Sin embargo, su luz se apagó hace dos décadas cuando perdió su particular batalla contra un cáncer de mama que le había sido diagnosticado en la década de los 70. Con todo, y aunque dejó este mundo, siempre nos quedarán, como ella misma dijo en su momento, sus actuaciones: «Seré eterna. Hay vídeos en los que podrán verme. Aunque yo muera seguiré viva».

Ya sea por su arte, por su contribución al mundo del cante, por su dilatada carrera profesional o por otras tantas cosas, Google ha decidido honrar hoy su memoria mediante un curioso Doodle que podrá disfrutarse en una veintena de países como Ucrania, Indonesia o Japón (además de una gran cantidad de regiones latinoamericanas). Un bonito recuerdo para un día al que Lola le solía dar bastante importancia. «Nací en Jerez, que es tierra de gitanos inmensos, yo diría que de los mejores, y en un barrio de gente buena y gitana, por más señas. Vine al mundo un 21 de enero. Les ajusto más, para que echen sus cuentas: el 21 de enero de 1928», explicaba en una entrevista.

Aquel día, según afirmaba la misma cantante, tuvo su primer contacto con la música, pues un acordeonista entró al bar en el que su madre estaba dando a luz y empezó a tocar la Marcha Real. En ese momento comenzó su camino hacia el estrellato. «Dicen los que lo recuerdan que me recogía el pelo hacia atrás, el poco pelo que tenía, y con una mano tomaba de una punta el vestidillo de percal y con la otra me ponía a coger estrellas, a mover la mano suelta en el aire, como si hubiese nacido bailando», determinaba en una entrevista que se puede leer en su página Web. Ese fue uno de las decenas de momentos hilarantes y emotivos que, durante su vida, protagonizó Lola Flores. Muchos de los cuales permanecen hoy grabados en vídeo.

1-«¡Si me queréis, irse!

Una de las frases más recordadas de «La faraona» se sucedió allá por el 25 de agosto de 1983. El día de la boda de su hija Lolita con Guillermo Furiase. Aquella jornada, se corrió la voz de que el enlace se iba a celebrar en la iglesia de la Encarnación de Marbella y, cuando la pareja llegó a la zona, se percató de que el templo estaba lleno hasta la bandera (se dice que había más de 5.000 personas cuando solo cabían 1.200). El caos se generalizó. Por ello, Lola Flores perdió los nervios y dijo a voz en grito lo siguiente: «Mi hija no se puede casar. Así que si me queréis a mi, marcharse. Si me queréis algo, irse. Hay que sacar a la gente, o no se casa». Al final, el matrimonio se celebró en la sacristía, una habitación apartada del lugar.

2-«Perdón, pero se me ha caído un pendiente enorme».

Otro momento hilarante de «La Faraona» se sucedió en 1977 mientras grababa un disco en directo en el programa «Esta noche fiesta», presentado por José María Iñigo. Durante la interpretación de una de las canciones -y tras un movimiento poco suave- la cantante perdió uno de los pendientes que portaba. Lo lógico hubiera sido olvidar el suceso y esperar hasta el final de la actuación para buscarlo, pero eso no hubiera sido típico de nuestra protagonista.

Ella, por el contrario, dejó de cantar y mientras la música sonaba, empezó a escudriñar el sueño en busca de su joya perdida. «Perdón, pero se me ha caído un pendiente enorme. Bueno, ustedes me lo vais a devolver porque mi trabajito me costó. Muchas gracias de todo corazón pero el pendiente, Íñigo, no lo quiero perder, por favor», dijo.

3-«Igual pido que en la caja me metan la bata de cola»

Una de las últimas situaciones hilarantes que los telespectadores pudieron ver en televisión protagonizada por Lola Flores se dio en 1984. Durante la grabación de un programa de televisión, a «La faraona» le preguntaron por qué había dejado de lado su tradicional bata de cola. Ella ofreció una respuesta de más de 30 segundos en la que señaló una y otra vez que nunca dejaría de vestir esa prenda de vestir en el escenario. «Moriré con ella. No en el escenario, por supuesto, pero igual pido que en la caja me la metan».

4-La peseta de la discordia.

Otro de los momentos que hoy recordamos se sucedió en 1989, cuando «La faraona» tuvo que declarar ante la Justicia acusada de perpetrar fraude fiscal durante un lustro. En su momento se le pidieron 300 millones de pesetas de multa y unos seis años de prisión. Además de excusarse señalando que había llegado a esa situación por un despiste tributario, Lola dijo entonces una frase que ha pasado a la historia de la televisión y del mundo de las finanzas. «Si una peseta diera cada español... pero no a mí, a donde tienen que darla. Quizás saldría de la deuda». Después de señalar que no dudaría en irse a un estadio a tomarse una cerveza con todos estos benefactores, añadió también que «no sabía» que una persona «que no tiene dinero» pudiera sufrir tanto castigo por este tipo de delitos.