GTRES

Kevin Spacey, investigado por la justicia de Estados Unidos por abuso sexual

Se trataría de un hecho que tuvo lugar en 1992, por lo que el actor no podía ser imputado al haber preescrito

Los ÁngelesActualizado:

Desde que a mediados del pasado noviembre Kevin Spacey (58 años) ingresara de manera voluntaria en una clínica de Arizona para tratar su adicción al sexo, su nombre ha sido pronunciado en múltiples ocasiones, y ninguna de ellas en vano. La última, este mismo miércoles, a través de la oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Los Ángeles, uno de cuyos portavoces ha confirmado a «Hollywood Reporter» que se está estudiando un caso de agresión sexual contra el actor de Nueva Jersey que le fue transferido por la policía a principios de este mes. «Sí. Puedo confirmar que nuestra oficina recibió un caso que involucraba a Kevin Spacey», añadió Greg Risling, portavoz de la oficina del fiscal del distrito, en un correo electrónico a «LA Times».

Según fuentes de la oficina del sheriff, a finales del pasado año «se abrió una investigación ante las acusaciones de agresión sexual contra el señor Kevin Spacey, presentadas el 11 de diciembre de 2017. Se informó que ocurrieron los hechos en octubre de 1992 en West Hollywood, involucrando a un hombre adulto». La investigación ahora está en manos de la oficina del Fiscal de distrito que persigue los delitos sexuales dentro de la industria del entretenimiento, para una primera consideración y presentación.

Al cierre de esta edición los funcionarios se habían negado a facilitar más detalles sobre la acusación contra Spacey, aunque se ha confirmado que la fecha del presunto incidente imposibilitaría llevar a juicio al protagonista de «American beauty». De hecho, cualquier crimen sexual ocurrido en 1992 y cuya víctima fuera un adulto quedaría prescrito en California. Hace dos años, se promulgó una ley que elimina el anterior estatuto de prescripción de un máximo de 10 años por violación, el delito sexual más grave. La ironía es que no se incluyeron los supuestos delitos cometidos antes de 2016, por lo que Kevin Spacey se libraría de sentarse en el banquillo por este caso.

De cualquier manera, el caso es importante dado que es la primera investigación criminal sobre Spacey en el condado de Los Ángeles, desde que estallara el escándalo Weinstein en octubre de 2017 y arrasara como un tsunami las carreras y el prestigio de muchos de los hasta hace dos días todopoderosos de Hollywood. Y Spacey se encuentra a la cabeza entre quienes han sido tachados de «depredadores sexuales».

Intérprete multipremiado -ha ganados dos Oscar, un Bafta, un Globo de Oro o un Tony, entre otros muchos galardones- y ex director artístico del teatro Old Vic en Londres, en la actualidad Spacey es objeto de múltiples investigaciones policiales en el estado de Massachusetts y en Inglaterra, además de la que acaba de abrirse en California. Se confirma que hay al menos tres investigaciones de delitos sexuales por parte de la Policía Metropolitana de Londres y una fuente del propio The Old Vic Theatre confirmó haber recibido hasta 20 denuncias por supuestos comportamientos inapropiados, lo que provocó su expulsión del cargo. Spacey también enfrenta una investigación criminal en los Estados Unidos después de que un joven de 18 años informara a las autoridades en noviembre que Spacey se agarró los genitales en un bar de Nantucket, Massachusetts, en 2016.

El dos veces ganador del Oscar ha sido acusado de mala conducta sexual por al menos 15 hombres; los supuestos incidentes abarcan tres décadas en las que trabajó en el cine y en el escenario. En octubre, el actor Anthony Rapp alegó que, en 1986, cuando Rapp tenía 14 años, Spacey hizo avances sexuales hacia él en una habitación de hotel. Desde entonces, varios hombres han informado sobre incidentes relacionados con el actor.

Después de que Rapp hiciera su denuncia, Spacey emitió un comunicado diciendo que no recordaba el incidente, pero se disculpó por «un comportamiento borracho profundamente inapropiado».

A medida que aumentaba el número de presuntos incidentes, Netflix borró a Spacey de su papel principal en la galardonada serie «House of Cards» y Ridley Scott le editó de su personaje en «Todo el dinero en el mundo», rescribiendo su personaje de la película con Christopher Plummer como John Paul Getty Sr. En medio de la ola de acusaciones, Spacey se admitió a sí mismo en un centro de tratamiento sexual en Arizona.