Presley y Kaia gerber en París con sus padres, Cindy Crawford y Rander Gerber
Presley y Kaia gerber en París con sus padres, Cindy Crawford y Rander Gerber - EFE
GENTE

Kaia Gerber, la modélica hija de una supermodelo

Su madre, la top norteamericana Cindy Crawford, está detrás de su fulgurante carrera

MadridActualizado:

Cindy Crawford (DeKalb, Illinois, 1966) tenía 19 años cuando subió a una pasarela por vez primera, aunque desde los 16 ya estaba ganándose las lentejas como modelo después de que un fotógrafo local la descubriera vendiendo maíz en un puesto callejero. No le quedaba otra, dado que su padre había abandonado el hogar familiar (un lustro antes, su hermano pequeño había fallecido víctima de una leucemia). En 1983, coronada por un impresionante cardado muy de la época, ganó en Acapulco (México) el concurso Elite Look Model; en el 85, tras convencerse de que estudiar Ingeniería Química en la Universidad de Illinois iba a resultar una pérdida de tiempo y de dinero, se instaló en Nueva York. A finales de 1989, Cindy ya había cimentado su estrellato en base a dos puntos fuertes: su lunar sobre la boca y un cuerpo de infarto (86-61-89 y 1,75 de estatura son sus medidas).

Esa misma condición de estrella es la que ahora gasta Kaia Gerber (81-61-84 y, como su madre, 1,75 metros), la menor de sus dos hijos, fruto de casi dos décadas de matrimonio con el empresario Rande Gerber (antes, y durante cuatro años, había sido la señora de Richard Gere). El pasado 8 de septiembre, cuatro días después de cumplir los 16, Kaia debutaba en la pasarela al alcanzar la edad mínima exigida para desfilar en la Semana de la Moda de Nueva York. Fue en el desfile de Calvin Klein y allí estaba su madre para aplaudir a su retoño. «No hay palabras para describir cómo me siento», escribió Kaia en su cuenta de Instagram.

Kilómetros de pasarela

Alexander Wang, Marc Jacobs, Coach, Burberry, Fendi, Prada, Versace, Moschino, Isabel Marant, Yves Saint Laurent... Desde entonces y hasta la fecha –poco menos de un mes–, ha saltado de Nueva York a Londres, Milán y París. Sobre la pasarela, la hija de Cindy Crawford ha recorrido mucho, tal vez demasiado, en opinión de algunos; por ejemplo, las tops Sarah Ziff y Coco Rocha, quienes en una carta abierta a «The New York Times»denunciaban los comienzos demasiado precoces y recomendaban esperar hasta los 18 años.

Kaia en el último desfile de Prada, en Mila´

Pero Kaia ya tenía su camino bien trazado por su propia madre, desde que a los 10 años debutara como modelo para la línea joven de Versace. A los 14, firmaba un suculento contrato para la marca Chrome Hearts, poco después de ser fichada por la todopoderosa agencia IMG Models, la misma que moldeó las espectaculares carreras de la brasileña Gisele Bündchen o la australiana Miranda Kerr. Y a los 15, se asomaba a las portada de «Vogue Teen» o la revista «Love». En cierto modo, Kaia Gerber es una veterana.

Tras su aparición estelar en la fiesta Her Time Omega, celebrada en París el pasado viernes, en compañía de sus padres y su hermano mayor, Presley (también modelo), las comparaciones entre Kaia y Cindy han sido inevitables: la prensa del gremio ha sentenciado que madre e hija serían como dos gotas de agua, si no fuera por el el archifamoso lunar de la veterana supermodelo. Lo que está claro es que con su sensacional bautismo en la fashion week neoyorquina Kaia Gerber ya se ha encaramado en el olimpo de las top del momento, codeándose a las muy mediáticas Kendall Jenner y las hermanas Hadid, Gigi y Bella. Precisamente con esta última comparte estilista, la todopoderosa Elizabeth Sulcer. Sólo el tiempo dirá si es capaz de emular la larga y exitosa carrera de su madre. Una auténtica supermodelo.