Estilo - Gente

Justin Bieber, el último inquilino VIP de la isla privada de Tagomago

Alquiló cinco días el rincón más exclusivo de Ibiza, al que acudió con su padre y unos amigos

Justin Bieber sobre una moto de agua en Ibiza
Justin Bieber sobre una moto de agua en Ibiza - GSALV

Dicen que quien ve un atardecer en Tagomago no lo olvida jamás. Esta isla de 600.000 metros cuadrados de superficie situada a 900 metros de Ibiza, a la que solo se accede en barco o helicóptero, continúa siendo un atractivo destino de vacaciones solo al alcance de unos pocos, ya que el precio de alquiler por una semana es de entre 100.000 y 160.000 euros.

El último inquilino VIP de la isla -que cuenta con una villa de cinco habitaciones en suite, un jacuzzi para disfrutar de las puestas de sol y una piscina- ha sido Justin Bieber. El cantante decidió poner millas de por medio junto a su padre y un grupo de amigos para desconectar.

Que las «celebrities» internacionales eligen pasar unos días en Ibiza no es ninguna novedad. Sin embargo, a la hora de instalarse en la isla, muchas prefieren la privacidad de Tagomago. De hecho, existe una cláusula de confidencialidad en el contrato de alquiler donde se detalla que ningún miembro del personal de la isla puede decir quién está alojado en cada momento.

Si Bieber no hubiera salido de Tagomago, nadie habría descubierto que durante la primera quincena de septiembre el cantante pasó cinco días en Ibiza. Pero las pruebas gráficas de su paso por la pitiusa no han tardado en llegar a algunos medios. En una de ellas se puede ver al cantante junto a su padre en una cala. A Bieber también se le fotografió dos noches en los reservados de Lío y Ushuaïa. Además, una tarde paseó por un mercadillo hippie de la zona norte de la isla. Menos para salir de fiesta, el resto del tiempo no se separaba de su bolsa de deporte, por si surgía la oportunidad de salvar los excesos de sus días de asueto y encarar con fuerzas el nuevo curso, que no ha empezado con buen pie. Hace unos días la prensa internacional informaba de que Bieber había roto su relación con Sofía Richie.

El arrendatario de Bieber durante estos cinco días no ha sido otro que Matthias Kühn, el novio de Norma Duval, que hace más de diez años descubrió el atractivo de esta isla -propiedad de un empresario suizo- y desde entonces se dedica a gestionar su explotación comercial.

Si un famoso se ha alojado durante unos días en Tagomago, solo trasciende si él mismo lo cuenta. Como sucedió con Gareth Bale, que le pidió allí matrimonio a su novia, Emma Rhys-Jones. O Cristiano Ronaldo, que publicó una imagen en Instagram. Lo mismo ocurrió con Ronnie Wood, componente de la banda The Rolling Stones, y su mujer, Sally Humphreys, que, además, son muy amigos de Kühn y Duval. Borja Thyssen y Blanca Cuesta también celebraron ahí el cumpleaños de Eric, su primer hijo.

La expectación que genera Tagomago no tiene límites, habrá que esperar a que el próximo inquilino se tire al mar para saber quién se hospeda en una de las pocas islas privadas que quedan en el Mediterráneo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios