Estilo - Gente

José Ortega Cano ya es un hombre libre

Ahora el torero tendrá que afrontar otros frentes: la mala relación con Rocío Carrasco y los problemas de adicción de José Fernando, ingresado en un centro de desintoxicación

José Ortega Cano durante una entrevista a este periódico el pasado mes de julio
José Ortega Cano durante una entrevista a este periódico el pasado mes de julio - BELÉN DÍAZ

José Ortega Cano ya es un hombre libre. El torero ha cumplido la condena de 2 años y 6 meses que le fue impuesta tras el accidente de tráfico que le costó la vida a Carlos Parra el 28 de mayo de 2011.

El diestro empezó a cumplir la pena en 2014 en la cárcel de Zuera (Zaragoza), donde permaneció hasta junio del año pasado, cuando consiguió el tercer grado y continuó cumpliendo condena en su casa con una pulsera telemática. Además, una vez al mes tenía que personarse en el Centro de Inserción Social «Victoria Kent».

Esta mañana Ortega Cano ha firmado por última vez en el centro, de donde ha salido siendo un hombre completamente libre. En la puerta del centro ha comentado a los periodistas que le esperaban que está «feliz por haber cumplido ante la ley», pero lamenta mucho no poder dar consuelo a la familia de Carlos Parra. Los más cercanos a Parra han comentado en el «Programa de Ana Rosa» que «matar en España sale barato» y que la condena del torero se les ha hecho muy corta.

Sobre la situación familiar que atraviesa, Ortega Cano ha pedido que le dejen tranquilo. Prefiere no entrar en polémicas, tampoco sobre la que fuera su hijastra, Rocío Carrasco. «Yo perdono pero no olvido», ha comentado. Ahora mismo lo único que quiere el torero es tranquilidad y estabilidad. Pasar tiempo con su pareja, Ana María Aldón, que no se ha separado de él durante todo este tiempo; y seguir de cerca la rehabilitación de José Fernando, que se encuentra en Salamanca en un centro de Proyecto Hombre intentando acabar con sus problemas de adicción.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios