Estilo - Gente

José Coronado comienza una «nueva etapa» tras sufrir un infarto

El actor, que ayer recibió el alta, reconoce que cambiará ciertos hábitos: «Dejaré el tabaco»

Coronado, ayer a la salida del hospital madrileño de La Princesa
Coronado, ayer a la salida del hospital madrileño de La Princesa - GTRES
BEATRIZ CORTÁZAR - Actualizado: Guardado en: Estilo Gente

Un susto importante fue el que se llevó José Coronado (59 años) en la tarde del pasado sábado, tras sufrir un infarto horas antes de subir al escenario del Teatro Español, donde representa la obra «Ushuaia». Tras varios días ingresado en el hospital de La Princesa, y una vez que le implantaron un stent, ayer el actor abandonaba el centro hospitalario para seguir la recuperación en su domicilio.

Vestido como para estar en casa y con la sonrisa en el rostro, a su salida del hospital Coronado dio muestras de su buenísima educación, posando ante las cámaras de los fotógrafos, que desde horas antes esperaban su salida. Agradeció a todos el interés demostrado y la manera tan cuidadosa con la que se ha tratado esta noticia.

Buen humor

Aunque en las primeras horas de su ingreso tanto el interprete como su representante quisieron evitar dar demasiadas explicaciones, fue al día siguiente cuando el propio actor escribía en su red social lo que le había ocurrido y justificó su inicial silencio porque no quería preocupar a su madre. «Pero, al final, media España se ha enterado», añadía con varios emoticonos de sonrisas, encajando con buen humor este golpe a su salud.

Por eso, al pisar la calle y encontrarse con los reporteros explicó que a partir de ese momento «comienza una nueva etapa en la que habrá que cambiar ciertos hábitos. Lo primero, dejar el tabaco y tomarme las cosas con más calma». Eso sí, aprovechó para agradecer el trato recibido por parte de los sanitarios de La Princesa y también las palabras de ánimo de su colega Antonio Banderas, quien el pasado 26 de enero también sufrió un infarto por el que tuvieron que implantarle tres stents: «Antes referente profesional, ahora también personal. Gracias Antonio Banderas por tu gran humanidad. Ya me pasaras algún truquillo», escribía en su Twitter.

Ayer Coronado no pudo celebrar el 29 cumpleaños de su hijo Nicolás, ya que el joven se encuentra en Ibiza invitado a un crucero. Para su primogénito también ha sido un susto enorme ver cómo la salud de su padre le daba un aviso importante. Nicolás ha comentado que «en momentos así, es cuando te das cuenta de que hay que cambiar muchas cosas e incluso estar más cerca de la familia». El joven aún tiene muy reciente la pérdida de su prima Bimba Bosé, a la que adoraba.

Al igual que Banderas, Coronado sabe que, cerca de los 60 años, ha llegado el momento de echar el freno y relativizar los problemas que crean ansiedad. Ese es su nuevo objetivo.

Toda la actualidad en portada

comentarios