Athina Onassis y Alberto Zorzi, el pasado junio, en Saint Tropez
Athina Onassis y Alberto Zorzi, el pasado junio, en Saint Tropez - GTRES

El jinete Alberto Zorzi, la nueva ilusión de Athina Onassis

La primera señal en la especial relación entre ambos se produjo cuando Athina le confió su caballo preferido, Cornetto K

RomaActualizado:

Los medios italianos y griegos lo presentan como un fabuloso jinete, indiscutible figura en la élite internacional del salto de obstáculos, destinado a escribir capítulos importantes de la equitación italiana. Alberto Zorzi (Padua, 1989) despierta ahora especial interés en las crónicas de sociedad porque se le considera el nuevo acompañante de Athina Onassis, 32 años, la rubia amazona, hija de Christina Onassis y del playboy Thierry Roussel, única heredera del inmenso patrimonio creado por su abuelo el magnate Aristóteles Onassis. Zorzi comenzó en el mundo de la hípica a los ocho años y en 2013 se lo montó por su cuenta comprando caballos jóvenes, junto a Analisa Giuntini, su compañera que había conocido un año antes. El golpe de fortuna para Zorzi fue ser llamado en el 2015 a trabajar y entrenarse en Holanda con Jan Tops, una de las figuras más importantes del mundo ecuestre, fundador del Longines Global Champions Tour.

Un año después del divorcio de Álvaro «Doda» Miranda Neto, famoso jinete brasileño, Athina Onassis, habría encontrado en Zorzi su nuevo amor. Ambos fueron vistos recientemente competir juntos en el Longines Athina Onassis Horse Show de Saint Tropez. Aparecieron muy unidos y en sintonía, lo que motivó que desde la Costa Azul se comenzara a hablar de este romance.

La primera señal en la especial relación entre ambos se produjo cuando Athina le confió su caballo preferido, Cornetto K, con el que su exmarido fue protagonista en los Juegos Olímpicos de Río en el 2016, prohibiéndole cabalgarlo tras la separación. Cornetto K se convirtió también en objeto de disputa judicial, en el difícil divorcio entre Athina y Doda, quien pretendía seguir compitiendo con el famoso caballo. Pero, finalmente, Zorzi pudo competir la pasada semana en el Gran Premio del Longines Global Champions Tour de Berlín, manteniendo el segundo puesto en la clasificación general.

De Alberto destaca su talento, estilo, técnica y elegancia, virtudes de las que se habría enamorado Athina. Dicen que, como jinete, va lanzado hacia metas siderales. Está por confirmarse si el romance llega a buen puerto. Difícil saberlo porque con la dinastía Onassis todo es posible.