Instagram David Otero, «El Pescao», vuelve a pasar por el altar

El excomponente de El canto del loco y su mujer, Marina, renuevan sus votos matrimoniales

David Otero - INSTAGRAM
ABC.ES Madrid - Actualizado: Guardado en: Estilo , Gente

Diez años después de su primera boda, el cantante David Otero, «El Pescao», ha decidido renovar sus votos matrimoniales con su mujer, Marina. Y aunque el excomponente de El canto del loco suele ser bastante receloso con su vida privada, esta vez ha hecho una excepción y ha publicado en su cuenta de Instagram una tierna carta de amor, en la que informaba del reciente acontecimiento y dedicaba unas bonitas palabras a su esposa.

«Hoy me apetece compartir con vosotros una de esas partes de mi vida que mantengo casi siempre en privado, guardada para mí y los míos. Por algún motivo, hoy siento la necesidad de compartir con vosotros mi forma de entender el amor. Tal vez porque creo que estos días el mundo se siente un poquito extraño, me apetece expresar este aspecto de mi vida de una forma más íntima que en otras ocasiones. Hace muchos años que encontré el amor de mi vida, del cual me siento conectado de una forma inexplicable. No sé puede definir con palabras... Hace muchos años nos prometimos amor como el resto, nos casamos y en ese acto firmamos un contrato donde nos comprometimos a respetarnos, a amarnos y a ser compañeros independientemente de las circunstancias. Tengo muy claro, que esa declaración, cuando la hacen dos seres que se aman, la sienten muy única y cada uno la hace a su manera... En ese momento de nuestra vida, quisimos celebrarlo de una manera discreta, sin grandilocuencia, sin ostentaciones», expresó Otero.

De viaje de novios en un mundo de locos... El mundo está un poco loco y creo que en eso, de alguna manera, todos estaremos de acuerdo (y más en estos días). Pero entre tanta locura, creo que en nuestras vidas nos rodean destellos de micromagia constantemente. Sobre todo con las relaciones más cercanas: con nuestros mejores amigos, con nuestras familias, hijos, padres, con nuestras parejas… Hoy me apetece compartir con vosotros una de esas partes de mi vida que mantengo casi siempre en privado, guardada para mí y los míos. Por algún motivo, hoy siento la necesidad de compartir con vosotros mi forma de entender el amor. Tal vez porque creo que estos días el mundo se siente un poquito extraño, me apetece expresar este aspecto de mi vida de una forma más íntima que en otras ocasiones. Hace muchos años que encontré el amor de mi vida, del cual me siento conectado de una forma inexplicable. No se puede definir con palabras... Hace muchos años nos prometimos amor como el resto, nos casamos y en ese acto firmamos un contrato donde nos comprometimos a respetarnos, a amarnos y a ser compañeros independientemente de las circunstancias. Tengo muy claro, que esa declaración, cuando la hacen dos seres que se aman, la sienten muy única y cada uno la hace a su manera... En ese momento de nuestra vida, quisimos celebrarlo de una manera discreta, sin grandilocuencia, sin ostentaciones. Diez años después y con dos pequeñajos que nos acompañan en nuestra vida (Luna y Gael), decidimos repetir y renovar ese compromiso. Hace unos días nos volvimos a enamorar frente a los que nos quieren, a emocionarnos por lo que sentimos y a repetirnos que juntos somos UNO . Una vez más lo hicimos sin aspavientos, grandilocuencia ni ostentaciones. Hoy os juro que mi amor no ha hecho más que crecer y yo solo he sido capaz de aprender a su lado. Pero hace diez años se nos olvidó completar el ritual y hacer algo importante, algo que hacen todos los novios y que queríamos reservar para un momento especial de nuestra vida. Y es que hoy, partimos rumbo a un destino lejano y finalmente nos vamos de viaje de novios (Si! 10 años después!)... [seguir leyendo bajo]

Una foto publicada por David Otero (@davidoteromusic) el

En su primer enlace, la pareja no tuvo la oportunidad de irse de viaje de novios, pero en esta ocasión sí lo han hecho, con un viaje por Asia. «Diez años después y con dos pequeñajos que nos acompañan en nuestra vida (Luna y Gael), decidimos repetir y renovar ese compromiso. Hace unos días nos volvimos a enamorar frente a los que nos quieren, a emocionarnos por lo que sentimos y a repetirnos que juntos somos uno. Una vez más lo hicimos sin aspavientos, grandilocuencia ni ostentaciones. Hoy os juro que mi amor no ha hecho más que crecer y yo solo he sido capaz de aprender a su lado. Pero hace diez años se nos olvidó completar el ritual y hacer algo importante, algo que hacen todos los novios y que queríamos reservar para un momento especial de nuestra vida. Y es que hoy, partimos rumbo a un destino lejano y finalmente nos vamos de viaje de novios (Si! 10 años después!)», finalizó el primo de Dani Martín, emocionado con el enlace.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios