Julio José Iglesias Preysler
Julio José Iglesias Preysler - GTRES

La infancia de los hermanos Iglesias marcada por una estricta educación

Julio José Iglesias ha admitido que de pequeños les ponían monedas en las axilas para mantener la postura al comer

MadridActualizado:

Son tres hermanos, bueno, muchos más, pero fruto del matrimonio entre Julio Iglesias e Isabel Preysler son solo tres. Julio José fue el segundo hijo de la pareja y el primer varón, de ahí que también se lo conozca como Julio Iglesias Jr. Casado con Charisse Verhaert, la pareja vive en Los Ángeles, donde compagina la música con su trabajo como imagen y modelo de distintas marcas.

Con esa naturalidad que le caracteriza, Julio José ha concedido una entrevista a la CNN, en la que ha hablado sobre la dura infancia por la que pasaron tanto él como sus hermanos, Chabeli y Enrique. El modelo ha confesado detalles sobre el tipo de educación que recibían por parte de su institutriz, a la que coloquialmente llamaban «la seño».

Thank you Camilo for your great interview on CNN ! Muchas gracias por la entrevista Camilo!!! 😉😉

Una publicación compartida de Julio Iglesias, Jr. (@juliojrofficial) el

«Teníamos que comer con las monedas debajo de las axilas», explicó Julio José al entrevistador. Una medida con la que «su seño» intentaba corregir la postura de los pequeños a la hora de sentarse a la mesa con algún amigo o conocido de sus padres.

A esta instrucción se le unía una amplía lista de tareas, pero que dista menos del resto de los niños. «Nos hacíamos la cama, teníamos que rezar cada noche, íbamos a misa todos los domingos... La educación era lo más importante», especificaba.

My dad and all the kids !!! My grandfather ! What a cool man ! And ofcourse our pointer dog hey 🐶🐶 .Mi padre con todos nosotros ! El abuelo! El mejor !!!! Y nuestro perro Hey 🐶🐶 Que memorias😁😁

Una publicación compartida de Julio Iglesias, Jr. (@juliojrofficial) el

Cuando se rebelaban e incumplían algunas de las tareas, su niñera les ponía algún tipo de castigo. «Si no nos portábamos bien, no salíamos a la calle el fin de semana o teníamos que escribir algo unas 1.500 veces», afirmó.

Sin embargo, ninguna de estas directrices superó lo políticamente correcto, y el modelo tiene un buen recuerdo de «su seño». «Era muy tierna, una persona muy importante en mi vida, una segunda madre», concluyó.