GENTE

Hillary reina en la moda

La candidata demócrata está lejos de ser un icono del estilo, pero ya es la gran estrella de la recién estrenada Semana de la Moda de Nueva York

Prabal Gurung con sus propuestas en apoyo a Clinton
Prabal Gurung con sus propuestas en apoyo a Clinton - Reuters

Hillary Clintonapenas sale del traje-pantalón monocorde y del peinado conservador. ¿Cómo se ha convertido en la primera gran estrella de la Semana de la Moda de Nueva York? Las elecciones inminentes importan en todos los ámbitos, y la moda ha dejado claro quién es su candidata: la que podría ser la primera presidenta de EE.UU.

La Fashion Week arrancó ayer y todo apuntaba a que el protagonismo se lo llevarían Tom Ford y, sobre todo,Kanye West, que también presentaba una nueva colección de su línea «Yeezy». Pero la atención se la comió Clinton en la víspera, en un desfile benéfico celebrado en Spring Studios, en Tribeca, uno de los locales habituales para las presentaciones de los grandes diseñadores.

Detrás de la idea estaban la hija de la candidata, Chelsea Clinton, y Huma Abedin, la asistente de Clinton que acaba de divorciarse del ex congresista Anthony Weiner, reincidente en el intercambio de mensajes telefónicos de alto voltaje sexual fuera de su matrimonio. Ambas convencieron a Anna Wintour –puño de hierro del mundo de la moda desde su puesto de directora de «Vogue»– para que fuera la anfitriona y la convocatoria rebosó de diseñadores y famosos.

Diane von Furstenberg
Diane von Furstenberg- Reuters

En primera línea se vio a Michael Kors, Diane von Furstenberg, Prabal Gurung Tory Burch, Jospeh Altuzarra o Jason Wu. Todos habían contribuido con diseños de camisetas –un total de quince– que se venden en la página web de la campaña de Clinton, con un precio de entre 45 y 60 dólares. Además, los asistentes pagaron entre 100 y 2.500 dólares por acudir al evento, que arrancó con una intervención de Chelsea Clinton. Ataviada con una camiseta de Von Furstenberg que decía «Orgullosa de apoyar a la señora presidenta», la hija de la candidata pidió a todos los presentes que animaran a sus amigos y familiares a inscribirse como votantes, ejercer su voto por Hillary y comprar camisetas para financiar la campaña.

Los diseños no sólo fueron llevados a la pasarela por modelos. También participaron bailarinas de ballet, una banda de percusionistas y hasta deportistas como el jugador de la NBA Carmelo Anthonyy su familia. Su mujer, LaLa Anthony, llevaba un diseño de Tory Burch con la leyenda «Los derechos de las mujeres son derechos humanos».

También Wintour se puso uno de los diseños, en su caso de Jason Wu. Se trataba de un mosaico de diferentes estados pintados en diferentes tonos de azul –el color del partido demócrata y el que dan a los estados que caen de su lado durante el recuento electoral–, pero la mandamás de la moda no se conformó con llevar una camiseta: le pidió a Wu que lo transformara en un vestido con manga corta.

La explosión de diseños, colores y propuestas en la pasarela era un gran contraste con el estilo aburrido que Clinton favorece en casi cada aparición pública. Eso no parecía un inconveniente para Grace Coddington, la otra gran voz de la moda desde su antiguo puesto en «Vogue», según explicó a «The New York Times». «Si siempre vistiera lo último, lo odiaríamos», aseguró. «La verdad es que se centra en su trabajo, lo cual es mucho mejor».

Clinton no tuvo que hacer ninguna demostración de estilo. El acto coincidió con un mitin en Florida, uno de los estados clave en los que tiene que pelear voto a voto. Los de ayer en el desfile ya tienen todos su nombre.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios