Uma Thurman y Harvey Weinstein en la gala benéfica amfAR, celebrada en Nueva York en 2016
Uma Thurman y Harvey Weinstein en la gala benéfica amfAR, celebrada en Nueva York en 2016 - EFE
HOLLYWOOD

Harvey Weinstein se defiende con una foto de las acusaciones de Uma Thurman

La actriz y musa de Quentin Tarantino desveló este fin de semana el acoso sexual al que fue sometida por el productor

Los ÁngelesActualizado:

Este fin de semana, la musa del productor Harvey Weinstein y el director Quentin Tarantino entonaba un mea culpa por silencio durante años ante los abusos del primero y la complicidad del segundo. Uma Thurman confesaba en «The New York Times» haber sido objeto de varios ataques sexuales a manos del Weinstein durante el tiempo en que fue la reina de Miramax gracias a películas como «Pulp Fiction» y las dos entregas de «Kill Bill». En su tribuna, la actriz explicaba que Weinstein «solía pasar horas hablándome sobre futuros proyectos, alabando mis ideas, validándome, mientras yo no me daba cuenta de las señales equívocas que existían en esos encuentros». Thurman dijo que «Weinstein se abalanzó desnudo sobre mí en una habitación de hotel e hizo un sinfín de cosas poco placenteras». Apenas escapó, cortó toda relación con el productor, quien le amenazó con terminar su carrera en Hollywood.

En privado, la actriz consideraba a Harvey Weinstein como un enemigo, aunque eso no evitó que siguieran trabajando juntos. «Él tenía las riendas, controlaba con qué directores yo podía colaborar y qué películas eran para mí; sin embargo, limitaba mí tiempo a su lado».

En respuesta a sus palabras, Weinstein, que en la actualidad se encuentra en tratamiento psicológico en una clínica de Arizona, admite haber hecho propuestas a Uma, pero niega cualquier tipo de contacto físico. Según su abogado, está triste y sorprendido por las acusaciones. Y para demostrar que su relación no era tan mala, distribuyó a los medios una imagen del productor y la actriz durante la gala amFAR celebrada Nueva York en febrero de 2016, dos décadas después de los supuestos abusos.

Para Uma, su experiencia con Weinstein tuvo consecuencias en su relación con Quentin Tarantino, realizador para quien no solo era su actriz favorita, sino también el fetiche de su imaginación. El director, que inicialmente negó saber los supuestos abusos, ha reconocido haberse disculpado con Thurman por mantenerse ciego ante lo que era una realidad. En octubre, Tarantino admitió en una entrevista conocer la conducta agresiva del productor. «Sabía lo suficiente como para haber hecho más de lo que hice. Pensé que eran rumores, los típicos chismes que circulan en Hollywood. Pero no, yo no recibí la información de segunda mano, sino de primera y pude haber hecho más».

En su relato, Thurman también acusaba a Tarantino de poner su vida en peligro durante el rodaje de «Kill Bill». «Me ordenó conducir un coche que no era seguro y, como resultado, tuve un horrible accidente que me dejó secuelas permanentes en el cuello y en las rodillas –explica–. Tarantino ha tardado 15 años en dejarme ver la escena de mi accidente».

La actriz ha descrito cómo el director aparecía en varias escenas durante el rodaje de secuencias violentas para, personalmente, escupirla o estrangularla. «Me ha costado 47 años dejar de confundir amor con maldad. Me siento culpable por todas esas jóvenes que me admiraban e iban como corderos a la habitación de Weinstein. Pienso que debemos dejar de creer que la crueldad y el amor tienen una conexión».