El chef José Andrés e Ivanka Trump
El chef José Andrés e Ivanka Trump - ABC

La guerra José Andrés vs Trump salpica a Ivanka

Al célebre cocinero no le dejaron pasar a una fiesta en la que estaba la hija del presidente de EE.UU., lo que ha provocado una nueva refriega con los Trump

Corresponsal en Nueva YorkActualizado:

Es difícil que a José Andrés se le cierre una puerta en Washington, la ciudad desde la que ha montado un imperio gastronómico en EE.UU., y que le ha convertido en uno de los cocineros más famosos del país. Pero el pasado fin de semana le dieron con la puerta en las narices en Café Milano, uno de los restaurantes favoritos de los altos cargos del Gobierno de EE.UU. El cocinero asturiano ha denunciado que el veto tuvo que ver con la presencia de Ivanka Trump, hija del presidente de EE.UU., con quien Andrés está enfrentado.

Ocurrió el sábado por la noche, tras la celebración del banquete anual del Alfalfa Club, que reúne a muchos de los empresarios y políticos más poderosos del país. Andrés acudió como invitado, al igual que la hija del presidente y personalidades como Bill Gates, George W. Bush o Warren Buffet. La noche se torció al llegar a Café Milano, donde, al contrario que al resto de invitados, no le permitieron la entrada.

Twitter

La mañana siguiente, el cocinero acudió a Twitter para dejar caer que Ivanka Trump estaba detrás de la decisión. También disparaba contra el dueño del establecimiento, el italiano Franco Nuschese, al que considera un amigo: «Debería darte vergüenza». La denuncia dio paso a un torrente de versiones diferentes. Ivanka Trump aseguró en un comunicado a ‘The New York Times’ que no tenía «nada que ver» con lo que le ocurrió al chef español en el restaurante. Nuschese justificó el episodio como «un malentendido».

El cocinero tiene otro relato. «Me dijeron que no estaba en lista. Me dijeron que no era bienvenido. Me dijeron que había gente que se sentía incómoda», aseguró al diario neoyorquino. Sin embargo, trató de quitar peso al asunto después de que el domingo Ivanka Trump se pusiera en contacto con él y Nuschese le enviara sus disculpas. Escribió por Twitter que la hija del presidente no tuvo que ver «personalmente» con su decisión y pidió a sus seguidores -tiene más de 660.000 en Twitter- que no castigaran al restaurante, que sufría las críticas de otros grandes de los fogones, como Anthony Bourdain, que calificó el episodio de «asqueroso» y de «traición grotesca» contra Andrés.

La prensa estadounidense entendió que el cocinero español se retractaba de sus acusaciones contra Ivanka Trump, a lo que Andrés se volvió a negar: «No confundamos el que trate de ser generoso y pasar página con otra cosa. Lo que pasó, pasó y no niego mi versión de los hechos». Ayer, insistía en que «alguien con conexiones con ella [Ivanka Trump] decidió no dejarme entrar. Podría ser que ella no lo supiera, pero ocurrió».

La trifulca es la última guerra abierta contra la Administración Trump. José Andrés canceló un proyecto de restaurante en un hotel de Trump cuando el entonces candidato arrancó su campaña con insultos contra los inmigrantes mexicanos. Después ha sido un crítico feroz contra la retórica y la política anti inmigrantes del presidente y contra su tibia reacción cuando el huracán María asoló Puerto Rico, donde él se ha pegado semanas enteras a pie de calle para alimentar a la población en necesidad.