GTRES

Georgina Chapman, exmujer de Harvey Weinstein, rompe su silencio: «Fui una ingenua»

La diseñadora de Marchesa ha ofrecido una extensa entrevista en «Vogue USA» donde reconoce que todavía no ha superado conocer la verdad sobre su marido

MADRIDActualizado:

Cuando saltó el escándalo de Harvey Weinstein, se buscó el testimonio de muchas mujeres que habían trabajado con él. Pero si había una voz que Hollywood quería escuchar, esa es la de Georgina Chapman, exmujer del productor. La diseñadora ha roto por fin su silencio, en una entrevista para «Vogue» en la que asegura «no quiero ser vista como una víctima porque no lo soy. Solo soy una mujer en una mala situación, pero no soy la única en el mundo».

Chapman ha desvelado cómo vivió la publicación de varios reportajes que contaban cómo su exmarido acosaba y asaltaba sexualmente a varias actrices. «Me sentí humillada y rota», declara. La diseñadora encontró refugió en estos meses en la casa de unos amigos, su guarida durante estos cinco meses de silencio: «Todavía no estoy bien. El otro día estaba subiendo unas escaleras y me paré en seco. Me vino a la mente todo lo que había pasado y es como si mis pulmones se quedaran sin aire».

«Ni siquiera quise ir a terapia, pensaba que no lo merecía ante el sufrimiento de tantas otras mujeres». La británica llegó a perder 5 kilos en apenas cinco días, porque se veía incapaz de comer ante el ritmo de publicaciones contra Weinstein. «Tardé un par de días en asumir qué había pasado. El primer artículo hablaba de algo que pasó antes de que yo le conociera. Pero luego vino otro y otro, me di cuenta de que no era un incidente aislado. Y que tenía que apartar a los niños de él».

«Fui muy ingenua. He vivido momentos de rabia, de confusión, de negación. Momentos en los que solo lloraba por mis hijos, por qué dirá la gente de ellos. Adoran a su padre», reconoce Chapman, «ha sido muy doloroso, yo pensaba que vivía un matrimonio feliz. Me gustaba mi vida, nunca me preocupaba por dónde estaba, no soy de esas personas que se obsesionan con su pareja».

Chapman cree que su marido tenía una doble cara. «Era muy carismático, muy inteligente. Le pagó un tratamiento a la madre de un amigo mío que tenía cáncer de mama. Era maravilloso con sus hijos, con sus amigos. Por eso conocer sus sombras ha sido muy difícil. Era un compañero maravilloso para mí, mi confidente y mi apoyo».

El futuro de Marchesa

El escándalo de Harvey Weinstein afectó de lleno a Chapman no solo en su vida personal, sino en la profesional. La diseñadora británica es la cabeza de Marchesa, firma que Scarlett Johansson lució recientemenet en la gala MET, y que las malas lenguas aseguran que era «impuesta por el DJ a sus actrices».

Marchesa era una de las firmas que más se repetían en alfombras rojas como los Globos de Oro y los Oscar. En su edición 2018, los premios no tuvieron ni una sola actriz vestida por la marca. «No nos pareció adecuado contactar con ninguna, dada la situación. Todas las mujeres que han sido heridas merecen respeto y quiero darles todo el tiemop que necesiten. Realmente es un momento de duelo. Pero sí quiero dejar claro que muchas intérpretes nos llamaron porque querían vestir de Marchesa».