Susana Gallardo
Susana Gallardo - BERNARDO PAZ

La gallardía de Susana Gallardo

La exmujer del presidente de Pronovias y heredera de los laboratorios Almirall se ha manifestado abiertamente contra la independencia

MADRIDActualizado:

Un vídeo de sí misma grabado con su teléfono móvil el 1 de octubre, en el que, envuelta en una bandera española, recorría cinco colegios electorales de Barcelona, al tiempo que manifestaba su amor a Cataluña y España y denunciaba la farsa del referéndum, esta semana ha circulado por las redes sociales a velocidad de vértigo. La empresaria Susana Gallardo ha sido, tal vez sin ser muy consciente de ello, una de las primeras entre las élites catalanas en manifestarse abiertamente en contra de la independencia cuando ya se había desatado la tormenta. «Se lo pasé a una amiga y, la verdad, no entiendo cómo ha tenido ese recorrido tan increíble por las redes», explica sobre su singular testimonio gráfico.

La repercusión de su periplo de colegio en colegio supuso una enorme sorpresa para esta mujer valiente, que decidió emplear el humor y la ironía para encarar una penosísima jornada. «Voy a seguir votando todo el día, hasta que me digan que ya he votado», «ahora voy a votar aquí -explicaba a las puertas de un centro escolar- y ya llevo otros tres, este es el cuarto cole», «me hago la simpática y me dejan colarme», son algunas de sus antológicas frases.

Burguesía catalana

Susana Gallardo no solo ha revolucionado las redes con su vídeo, sino que ha puesto de manifiesto el tremendo carácter de una de las figuras más conocidas de la alta sociedad catalana, donde pocos demuestran abiertamente tal valentía. Heredera de los laboratorios Almirall, compañía farmacéutica fundada en 1943 y con sede en la Ciudad Condal, es una mujer segura y con carácter. De eso pueden dar fe los que la conocen por su trabajo como consejera y apoderada de varias sicav, así como por su labor filantrópica. Perteneciente a una familia de la burguesía catalana, completó su formación académica con estudios en Oxford y siempre se ha manifestado como una defensora de la educación inglesa y del rigor en los horarios para poder estar al frente de todas sus actividades.

Tras comenzar su vida profesional en la banca de Londres, Susana Gallardo regresó a Barcelona donde se enamoró perdidamente a pesar de la diferencia de edad de Alberto Palatchi (67 años), el presidente del imperio de moda nupcial Pronovias, con quien tiene tres hijos: Gabriela (27), Alberto (25) y Marta (23). Susana y Alberto Palatchi se divorciaron en diciembre de 2016, tras tres décadas de matrimonio. Su ruptura no supuso un río de titulares escandalosos, ya que quisieron hacer un divorcio de mutuo acuerdo y repartir sus propiedades pacíficamente. No hay que olvidar, que según la revista «Forbes», Palatchi está considerado uno de los hombres más ricos de España con una fortuna estimada en 750 millones de euros. Desde su final como matrimonio ninguno de los dos ha querido manifestarse al respecto.

Con una fuerza y un carácter muy alegre, Susana Gallardo siempre ha sabido desarrollar su papel como vicepresidenta de Pronovias -con una facturación de 101 millones de euros y unos beneficios netos de 22 millones al año-, sumando puntos al desarrollo de una firma que en los últimos 25 había crecido de una manera espectacular y tras un cambio de imagen que resultó digno de estudios. Junto a Palatchi han viajado por todo el mundo con unas colecciones que han convencido a los grandes diseñadores internacionales logrando alianzas a nivel internacional. Aunque se dijo que el futuro de Pronovias no se iba a ver alterado tras este divorcio, en los últimos meses ha habido una serie de movimientos que han desmontado esta teoría y más tras la venta por parte del fundador y presidente del 100 por cien de sus acciones a un fondo británico al que luego recompró un 10 por ciento permaneciendo por tanto vinculado a una empresa que es como un cuarto hijo de la familia.

Volcados en los negocios

Con una situación económica de lo más holgada hasta la fecha, ninguno de los dos ha decidido reiniciar un vínculo matrimonial con otra persona. Si se ha relacionado a Palatchi en los últimos tiempos con Mónica Gómez Cuétara, hermana de la viuda de Luis García Cereceda y pareja actual del magnate mexicano Juan Antonio Pérez Simón, pese a seguir casado. En cuanto a Susana, sigue tan activa como siempre, al frente de los negocios que representa y muy pendiente de sus tres hijos que son su debilidad. El último acto familiar de los Palatchi fue precisamente para la boda de su hija Gabriela que protagonizó un enlace de cuento junto al empresario turco Ediz Elhadef a quien muchos bautizaron como el Philippe Junot turco por su fama de playboy. Eso fue precisamente lo que menos gracia le hizo al padre de la novia quien tampoco se alegró de que la niña de sus ojos dejara España para instalarse en Estambul junto a su marido. Se da la circunstancia de que Palatchi también es hijo de un turco de origen judío que llegó a Barcelona con una maleta de llena de bordados y encajes con la que nació el imperio de las novias que Palatchi y Gallardo hicieron realidad.