Willy Bárcenas el pasado 16 de marzo en el ZiZink Center
Willy Bárcenas el pasado 16 de marzo en el ZiZink Center - EFE

El éxito de Willy Bárcenas sobre (y tras) los escenarios

El vocalista de Taburete habla con ABC sobre sus fans y sobre cómo gestiona la popularidad

MADRIDActualizado:

«Por como habláis se ve que no os dáis cuenta de lo que habéis conseguido», les decía hace unos días Manuel Quijano a Guillermo «Willy» Bárcenas y Antón Carreño, componentes del grupo Taburete, que el pasado 16 de marzo llenaron el madrileño WiZink Center, antiguo Palacio de los Deportes. Un total de 17.000 personas cantaron y bailaron mientras ellos lo daban todo sobre el escenario. Han tardado dos años (y dos discos: «Tres Tequilas» y «Dr. Charas») en conseguir este hito musical del que pueden presumir muy pocos artistas, como Leiva, Joaquín Sabina, Alejandro Sanz, Isabel Pantoja, David Bisbal, Raphael o los grupos Izal y Maldita Nerea.

«Estamos viviendo un sueño y somos conscientes de que ahora hay que mantener el nivel», contó Bárcenas a ABC mientras se dirigía a Murcia para dar un concierto. Después Alicante, Valencia y unas «merecidas» vacaciones en Colombia, donde ya se le ha visto tocar en algunos garitos a él solo. «Queremos dar a la gente algo nuevo todo el tiempo. La semana que viene lanzamos single y, en un mes, nuestro primer tema en inglés. Creo que lo de sacar un disco cada dos años está obsoleto», añade. ¿Y cómo llevan la fama? «El día a día no nos ha cambiado tanto y seguimos decidiendo todo. Respecto a la fama, es algo poco masivo: nos piden fotos, pero es una cosa que me hace ilusión».

Desde que comenzaron a llenar salas de conciertos en diferentes puntos de España, las «groupies» no han parado de crecer para ellos. También varias influencers les siguen, como Marta Carriedo o María Pombo o el estilista Josie, que desde hace unos días no para de publicar vídeos en su cuenta de Instagram mencionando a Bárcenas, al que llama jocosamente «Willy McPolvings». El fenómeno fan que han generado con Taburete lo comparan al que tuvo Hombres G en su momento. «Musicalmente Hombres G y Taburete no veo que tengan muchas cosas en común. No viví aquello, pero es verdad que había mucha gente en España esperando un grupo con este estilo de música, y con Taburete ha llegado». Sobre las críticas que ha recibido su público, Willy se indigna: «No entiendo por qué se tiene que juzgar a la gente por llevar una indumentaria determinada. Me genera mucha impotencia porque igual hay gente a la que le gusta nuestra música y no viene a nuestros conciertos por este tipo de informaciones, que son erróneas».

Carne de cañón para el papel cuché

Entre admiradora y admiradora, Willy niega tajantemente que tenga novia y rehúsa cualquier tipo de relación sentimental con Carriedo, aunque el entorno de ella afirma que «llevan flirteando un mes» y él estuvo el pasado 18 de marzo en su cumpleaños. En redes sociales ella ha subido vídeos en los conciertos de Zaragoza, Barcelona y Valencia. «No es mi novia, solo somos amigos», dice. «Quizá solo exista una retroalimentación publicitaria», cuenta un experto en comunicación. «Pronto dejará de importar que sea el ‘hijo de’», decía Willy el verano pasado a ABC. El cartel de «entradas agotadas» en el WiZink Center lo confirma, aunque (lamentablemente para él) eso no le exime de ser un buen gancho para el papel cuché.