Estilo - Gente

Exigen a DiCaprio que renuncie a su cargo de embajador de la ONU

Una organización ecologista relaciona al actor con un caso de corrupción en Malasia y su productora está siendo investigada por la justicia americana

Leonardo DiCaprio y el director Fisher Stevens
Leonardo DiCaprio y el director Fisher Stevens - MATT CROSSICK
MARÍA ESTÉVEZ Los Ángeles - Actualizado: Guardado en: Estilo , Gente

El activismo contra el cambio climático le ha dado a Leonardo DiCaprio grandes satisfacciones y, también, algunos sinsabores, especialmente cuando vienen de «territorio amigo». Algunos de los ataques más virulentos contra la estrella norteamericana se han fraguado en ciertas organizaciones ecologistas que han visto en sus usos y modos más hipocresía y despilfarro que altruismo y preocupación. Si hubo quien contabilizó el número de kilómetros que recorre a bordo de su jet privado para desplazarse de un rincón a otro del planeta en su cruzada contra el calentamiento global, con la consabida contaminación que esos vuelos producen, ahora hay quien le acusa directamente de estar implicado en un caso de corrupción en Malasia. Y precisamente cuando está a punto de estrenarse en 171 países (será el 30 de octubre), a través del canal National Geographic, el documental, «Before The Flood», dirigido por Fisher Stevens y producido por él.

Este fin de semana, coincidiendo con la premier en Londres de la cinta, una organización ecologista dedicada a la protección de selvas y con base en Suiza, Bruno Manser Fund, ha exigido a DiCaprio que renuncie a su puesto de mensajero de la Paz de Naciones Unidas para el Cambio Climático por su su vinculacón con 1MDB, un fondo soberano de Malasia del que se han esfumado al menos 3.500 millones de dólares. El caso está siendo investigado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos desde el pasado mes de julio.

Según algunos medios norteamericanos, entre ellos la CNBC, una parte del dinero desaparecido podría haber servido para financiar la película «El lobo de Wall Street», dirigida por Martin Scorsese y producida, entre otras entidades, por Appian Way, la empresa del propio DiCaprio. Para «The Wall Street Journal», estamos ante «uno de los mayores presuntos delitos de blanqueo del mundo».

Días atrás, desde Bruno Manser Fund se había solicitado por carta a DiCaprio que se sumara a un debate público sobre el caso, citándole para el pasado viernes 14 de octubre en Londres, y en el que participarían representantes de la sociedad civil de Malasia, el Reino Unido y Suiza. DiCaprio, por supuesto, a lo único que ha asistido ha sido a la presentación de «Before The Flood». En una rueda de prensa celebrada en la capital británica este fin de semana, un investigador de Bruno Manser Fund llamado Clare Rewcastle Brown ha dicho que DiCaprio y su organización benéfica podrían haber recibido millones de dólares procedentes de 1MDB, con los que se habría financiado «El lobo de Wall Street». Al actor se le vincula con dos personajes claves en el caso y que precisamente estuvieron presentes en el estreno de «El lobo»: el productor Riza Aziz y el financiero malayo Taek Jho. A ambos, además, se les acusa de haber sobornado a Abdul Taib Mahmud, gobernador del estado de Sarawak, situado en la isla de Borneo, un enclave que ha sufrido una rápida y alaarmante deforestación durante los 30 años. Lukas Straumann, director del Fondo Bruno Manser, ha lanzado un ultimátum al actor: «Si DiCaprio no está dispuesto a renunciar a sus conexiones con personas políticamente expuestas, le pedimos que renuncie como mensajero de la Paz por el Cambio Climático, pues carece de credibilidad para un cargo tan importante». En su opinión, el actor también tendría que devolver todo el dinero procedente de la corrupción que supuestamente habría recibido. «No podremos salvar el medio ambiente si no ponemos fin a la corrupción», ha aseverado Straumann, al tiempo que ha tachado de «hipócrita y cínica» la actitud de DiCaprio. Según él, «debería ser una parte de la solución, pero hoy es parte del problema», ha añadido.

DiCaprio cree que este ataque a su persona es un peaje más a pagar por el inminente estreno del documental «Before the Flood», que, sin duda, va a levantar ampollas. En el último Festival de Cine de Toronto, durante una entrevista concedida a ABC, el actor reconoció su empeño de estrenar la película antes de las elecciones presidenciales en EE.UU. porque «no quiero ver en el cargo a alguien que no cree que se está produciendo un calentamiento del planeta». Y añadió que «no pretendo ser un héroe moderno, simplemente quiero poner voz a este problema como buenamente pueda. Si por esta película voy a recibir un mayor escrutinio sobre mi vida del que ya tengo, que así sea».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios