Estilo - Gente

La escalada social de Pippa Middleton

De malograda escritora a esposa de un apuesto empresario multimillonario. Así ha sido el periplo de la hermana de la Duquesa de Cambridge para emparentar con una distinguida familia inglesa

Pippa Middleton y su prometido James Matthews
Pippa Middleton y su prometido James Matthews - EFE

El próximo sábado a Pippa Middleton (33 años) no le aguardará en el altar un príncipe heredero de una de las monarquías con más lustre del mundo, pero sí un apuesto y exitoso empresario con la cuenta corriente cuajada de ceros. Las hermanas Middleton ejemplifican a la perfección un exitoso caso de escalada social en la todavía clasista sociedad inglesa. La ambición desmedida de sus padres Carole y Michael Middleton, dos azafatos de British Airways reconvertidos en empresarios de éxito con una compañía de organización de fiestas, parece haber sido fundamental en este ascenso.

La pérfida prensa inglesa ha relatado en más de una ocasión que Carole envió a su hija Catalina a la Universidad de St. Andrews a sabiendas de que el Príncipe Guillermo estaba matriculado allí. Sea cierto o no, la joven logró cautivarlo ante una feroz competencia y varias idas y venidas en su noviazgo. El 29 de abril de 2011, la primogénita de los Middleton no sólo emparentaba con la realeza en una fastuosa boda en la abadía de Westminster, sino que lograba la reverencia unánime del país a su hermana Philippa Middleton, convertida en protagonista involuntaria, o quizá no tanto, de la ceremonia. Catalina, una vez materializada su escalada jerárquica, le cedía el testigo a Pippa.

Pippa Middleton sostiene la cola del vestido de su hermana Catalina
Pippa Middleton sostiene la cola del vestido de su hermana Catalina- ABC

La imagen de su trasera enfundada en un espectacular vestido blanco de Alexander McQueen dio la vuelta al mundo consagrándola como una de las solteras más codiciadas del momento. Nunca una dama de honor logró mayor reconocimiento. La prensa más amarillista la bautizó como «Her Royal Hotness» e incluso bromearon con si Guillermo habría elegido a la hermana correcta.

A Pippa, que hasta el momento solo había ejercido como relaciones públicas y ayudante en la empresa de sus padres Party Pieces, le empezaron a llover las ofertas de trabajo y también, de pretendientes. Licenciada en Literatura Inglesa por la Universidad de Edimburgo, se decantó por la escritura, pero su incursión literaria, como era de prever, no resultó demasiado reveladora. Su obra «Celebrar: un año de fiestas británicas para familias y amigos», la convirtió en el blanco de las críticas más despiadadas. No sin razón. «Las bebidas pueden refrescarse con hielo, que se hace llenando bandejas de nevera con agua». Éste era el nivel de aportaciones sesudas de su obra, que no impidieron que posteriormente ejerciera como columnista en diversas publicaciones, incluido el «Telegraph».

Su futuro esposo, James Matthews (40), estudió en el exclusivo colegio de Uppingham. Amante de la velocidad y la adrenalina, ejerció como piloto de carreras hasta que la muerte de su hermano en 1999, en un asalto al Everest, le apartó de una profesión que entrañaba demasiados riesgos. Dos años más tarde, en 2001, cambió el mono y el casco por los trajes a medida y el pelo engominado para montar su propio hedge fund, Eden Rock Capital Management, que toma el nombre de un lujoso resort propiedad de sus padres en la isla caribeña de San Bartolomé. No le pudo ir mejor. En 2007, ya gestionaba inversiones por valor de más de 1.200 millones de euros.

James Matthews, futuro marido de Pippa Middleton
James Matthews, futuro marido de Pippa Middleton- ABC

Las raíces familiares de Pippa y James discurren en paralelo. Sus abuelos trabajaron en las minas de carbón del norte de Inglaterra y los progenitores de ambos han labrado una fortuna de la nada a base de arrojo y esfuerzo. El padre de James, David, comenzó como mecánico y luego trepó hasta lo más alto de la industria del automóvil. El futuro suegro de Pippa ostenta además un título escocés, Laird of Glen Affric, con más de cuatro mil hectáreas en las tierras altas de Escocia, que incluyen un histórico castillo y terrenos repletos de ciervos. Algún día, ella será Lady Pippa.

Pippa y James salieron durante unos meses en 2012. Al parecer, Carole fue la que peor digirió la ruptura, que ya veía a su pequeña desposada con un partidazo. Pippa se entretuvo después con una amplia nómina de jóvenes multimillonarios como George Percy, hijo del duque de Northumberland, Alex Louden, un exjugador de criquet que posteriormente entró en el negocio de la cerveza, o Nico Jackson, corredor de bolsa del Deutsche Bank. Tras romper con este, a finales de 2015, Pippa retomó su relación con Matthews para regocijo de su calculadora madre. Tan solo unos meses después, el 17 de julio el joven hincaba rodilla para pedirle compromiso con un anillo de 235.000 euros.

La novia del Príncipe Enrique, Meghan Markle
La novia del Príncipe Enrique, Meghan Markle- ABC

A siete días de que Inglaterra vuelva a paralizarse para ver a la «hermanísima» vestida de blanco, una joven norteamericana amenaza con eclipsarla. Meghan Markle, la novia del Príncipe Enrique, ha sorteado la regla pautada por Pippa para su boda de «no ring no bring», una forma de restringir las parejas de sus invitados y limitarlo solo a los que estén comprometidos.

Tras este enlace, a Carole solo le quedará por colocar a su vástago menor James Middleton, de 30 años. Absténganse candidatas sin títulos, lazos con la realeza o cuentas bien saneadas.

Toda la actualidad en portada

comentarios